Rate this post

Rosa Parks, Martin Luther King and the Civil Rights Movement.
In December of the same year black activist Rosa Parks refused to give up her seat to a white passenger on a bus in Montgomery, Alabama. “I thought of Emmett Till and I just couldn’t go back.” she explained. She was arrested, and the civil rights movement was born.
The subsequent 385-day boycott of Montgomery buses was lead by a young Baptist minister by the name of Martin Luther King. Not only the transport company faced hardship. Rosa Parks was fired from her job and left the South to live in Detroit, Martin Luther King’s house was bombed by white supremacists and he was also arrested. Despite all this, the transport company backed down and blacks could sit together with whites. The movement had claimed its first victory.
The ‘hoses in Birmingham’ mentioned by Obama in his speech refers to the campaign that Martin Luther King lead against racial segregation in that city in 1963. The reaction of the local Police Department – setting dogs onto the protestors, and knocking children down with high pressure hoses – led to a backlash in public opinion, and King, despite being arrested, once again emerged the victor, and segregation was outlawed
The next milestones were three marches that MLK organised, protesting against a series of requirements to vote that effectively discriminated against black Americans. In 1965 demonstrators were attacked by state troopers when they crossed a bridge in Selma, Alabama, on the way to Montgomery, the capital of the state.
Public outcry (two activists were killed) meant that at the third attempt the protestors – escorted and protected by the federal government in Washington – arrived at Montgomery, where 25,000 people heard King give his speech How Long? Not Long. That night the Ku Klux Klan killed a white mother for her support of the movement, but the tide had turned. A few months later the President signed an act that outlawed the practices which prevented many black citizens from enrolling on the electoral lists and making their voice heard in the elections.

Sam Cooke.
It was with this background that ‘A Change is Gonna Come’ was released, and was almost immediately adopted as an unofficial anthem for the Civil Rights movement. It was not Sam Cooke’s first political song, however. One of his first singles was ‘Chain Gang’, which spoke of the plight of prisoners’ forced labour.
Cooke wrote the song in 1964 after hearing Bob Dylan’s ‘Blowin’ in the Wind’ and thinking that such lyrics should have written by a black American:

“How many years can a mountain exist before it’s washed to the sea?
How many years can some people exist before they’re allowed to be free?
How many times can a man turn his head and pretend that he just doesn’t see?
The answer, my friend, is blowing in the wind….”
– Bob Dylan

“I go to the movies and I go downtown
Somebody keeps telling me ‘Don’t hang around’…
Then I go to my brother and I say ‘Brother, help me please!’
But he winds up knocking me back down on my knees…
– Sam Cooke
Although there are clear parallels, Dylan’s song is more poetic and abstract, while Sam Cooke’s is more personal, reflecting his own experience. It is curious to note that Bob Dylan’s songs were the anthems of the mainly white middle-class anti-war demonstrators, while ‘A Change is Gonna Come’ was adopted by the black civil rights movement
Sam Cooke’s friend Bobby Womack, on hearing the song, exclaimed “It feels eerie, it sounds like death!”, and he was right. By the time ‘A Change is Gonna Come’ was released in 1964, Sam Cooke was already dead – shot in a motel in Los Angeles at the age of 33, and at the height of his career. The motel manager claimed that the singer had come into her apartment and attacked her, and that in self-defence she had shot him thirty times from short range. Not only was she acquitted of murder, but she also sued Cooke’s heirs for physical and emotional damages, and was awarded $30,000.
The doubts and controversy surrounding these events are unresolved. Cooke’s close friend Etta James denounced that the injuries on his body bore no relation to the official account of events. According to the motel manager, there was no more than a short scuffle when Cooke tried to take the gun off her. Yet Etta James said that Cooke had been brutally beaten, so much so that his head had almost been severed from his shoulders. Sam Cooke’s biographer has written that “There is not a single person [in the black community] who believes that Sam Cooke died as he is said to have died”.

TRADUCCIÓN:
Rosa Parks, Martin Luther King y el movimiento por los derechos civiles.
En diciembre de ese mismo año, la activista negra Rosa Parks se negó a ceder su asiento a un pasajero blanco en un autobús en Montgomery, Alabama. “Pensé en Emmett Till y no podía echarme para atrás,” explicó. Fue arrestada y así nació el movimiento por los derechos civiles.
El subsecuente boicot de 385 días a los autobuses de Montgomery fue liderado por un joven ministro de la Iglesia Bautista, un tal Martin Luther King. Pero no solo la compañía de transporte enfrentaba dificultades; Rosa Parks fue despedida de su trabajo y dejó el sur para vivir en Detroit. La casa de Martin Luther King fue bombardeada por supremacistas blancos y también fue arrestado. A pesar de todo esto, la compañía de transporte se rindió y los negros podrían sentarse junto con los blancos. El movimiento había vencido por primera vez.
Las ‘mangueras en Birmingham’ mencionadas por Obama en su discurso se refieren a la campaña que encabezó Martin Luther King contra la segregación racial en esa ciudad en 1963. La reacción del Departamento de Policía local fue atacar a los manifestantes con perros y golpear a los niños con mangueras de altísima presión, lo cual provocó una reacción fuerte en la opinión pública. King, a pesar de ser arrestado, una vez más salió victorioso, y la segregación fue prohibida.
Los siguientes hitos fueron tres marchas que MLK organizó, protestando contra una serie de requisitos para votar que efectivamente discriminaban contra los estadounidenses negros. En 1965, los manifestantes fueron atacados por policías estatales cuando cruzaron un puente en Selma, Alabama, camino a Montgomery, la capital de ese mismo estado.
Después del escándalo público (ya que dos activistas fueron asesinados) resultó que en el tercer intento los manifestantes fueron escoltados y protegidos por el gobierno federal en Washington, y llegaron a Montgomery, donde 25,000 personas escucharon a King dar su discurso ‘¿Cuánto tiempo? No Mucho Tiempo’. Esa noche, el Ku Klux Klan mató a una madre blanca por su apoyo al movimiento, pero la marea había cambiado. Unos meses más tarde, el presidente firmó un acto que prohibió las prácticas que impidieron a muchos ciudadanos negros inscribirse en las listas electorales y así pudieron hacer oír su voz en las elecciones.

Sam Cooke.
Fue con este trasfondo se sacó la canción ‘A Change is Gonna Come’, y fue adoptado casi inmediatamente como el himno no oficial para el movimiento de Derechos Civiles. Sin embargo, no fue la primera canción política de Sam Cooke. Uno de sus primeros singles fue ‘Chain Gang’, que hablaba de la difícil situación del trabajo forzado de los prisioneros.
Cooke escribió la canción en 1964 después de escuchar ‘Blowin’ in the Wind’ de Bob Dylan, pensando que tales letras debería haberse escrito un estadounidense negro:

“¿Cuántos años puede existir una montaña antes de ser arrastrada al mar?
¿Cuántos años pueden existir algunas personas antes de que se les permita ser libres?
¿Cuántas veces puede un hombre volver la cabeza y pretender que simplemente no ve?
La respuesta, mi amigo, está soplando en el viento … “
– Bob Dylan

“Voy al cine y voy al centro de la ciudad
Alguien me anda diciendo ‘Lárgate de aquí’ …
Luego voy a donde mi hermano y le digo ‘¡Hermano, ayúdame, por favor!’
Pero él termina golpeandome, y me caigo de rodillas … “
– Sam Cooke

Aunque hay claros paralelismos, la canción de Dylan es más poética y abstracta, mientras que la de Sam Cooke es más personal, reflejando su propia experiencia. Es curioso observar que las canciones de Bob Dylan fueron los himnos de los manifestantes antiguerra de la clase media, principalmente blancos, mientras que “A Change is Gonna Come” fue adoptado por el movimiento de derechos civiles para la comunidad negra.
Bobby Womack, el amigo de Sam Cooke, exclamó al escuchar la canción: “¡Es inquietante, suena a la muerte!”, y tenía razón.Cuando se sacó “A Change is Gonna Come” en 1964, Sam Cooke ya había fallecido en un motel de Los Ángeles a la edad de 33 años, y en el apogeo de su carrera. El gerente del motel afirmó que la cantante había entrado en su apartamento y le había atacado, y que en defensa propia le había disparado treinta veces a quemarropa. No solo fue absuelta de un asesinato, sino que también demandó a 2 herederos de Cooke por daños físicos y emocionales, y recibió $ 30,000.
Las dudas y la controversia que rodean estos eventos no están resueltas. El amigo íntimo de Cooke, Etta James, denunció que las heridas en su cuerpo no tenían relación con la versión oficial de los hechos. Según el gerente del motel, no hubo más que un breve forcejeo cuando Cooke intentó quitarle el arma. Sin embargo, Etta James dijo que Cooke había sido brutalmente golpeado, tanto que casi le habían decapitado. El biógrafo de Sam Cooke escribió que “No hay una sola persona [en la comunidad negra] que crea que Sam Cooke murió de la manera que se dice que murió”.

Continuará…
|Jonathan Olliffe
The English Garden
www.profesornativogratis.com