Rate this post

“Cada chiste es una pequeña revolución” George Orwell

 

Un vasco va en su motocicleta cuando ve un tráiler atascado en el barro, y se acerca a echar una mano.

– Hola, buen hombre, ¿Le puedo ayudar a sacar el camión?

– Pues sí, le agradecería que fuese hasta el pueblo para llamar una grúa.

– No, hombre, ¿para qué vamos a llamar a una grúa? Yo le puedo sacar el camión con mi motocicleta, y va a ser más rápido y más barato.

– ¿Con la motooooo? Me temo que eso no es posible.

– Que sí, que sí, venga. ¿Tiene cadenas?

Total, que enganchan las cadenas a la motocicleta y el vasco consigue sacar el camión del barro.

– ¡Es increíble! Cuando se lo cuente a mis amigos, no se van a creer que ha sido posible desatascar un camión tan grande remolcándolo con una motocicleta.

– Bueno, pues si no se lo creen, no les diga que andaba mal de gasolina y que lo he sacado pedaleando.

——————————————————————————–

Dos amigos muy vacilones  se encuentran en un bar, tomando unas copas, surge una conversación sobre perros. Uno de ellos asegura que tiene el perro más grande del mundo y el otro se  pica y alega que el suyo es más grande. Ambos se apuestan una cena a todo lujo y quedan al día siguiente para traer sus perros. Uno de ellos se va pensando que ‘a ver de dónde sacaba un perro, porque ni siquiera tenía uno. Al día siguiente se encuentran. El primero trae un San Bernardo de 2 metros y el otro una tortuga terrestre de 37 kilos. Al verlo, el primero pregunta

-¿Qué demonios era eso?,

Y el dueño de la tortuga contesta: – Pues mira, el perro no he tenido valor de cogerlo, pero aquí te traigo una garrapata que tenía pegada en la oreja…

——————————————————————————————-

Y para terminar un clásico chiste soviético, un policía secreta le pregunta a otro:

-Entonces, ¿usted qué piensa del gobierno?

Su colega mira a su alrededor antes de responder:

-“Lo mismo que usted, camarada”.

Ante lo cual el primer policía declara:-“En ese caso, es mi deber arrestarlo”.

——————————————————————————————

Dos amigos que se encuentran.

– Hola Manolo, vengo del médico y me ha quitado el whisky y el tabaco.

– Pero…. ¿vienes del médico o de la aduana?