Rate this post

“POR ENVEJECER NO SE DEJA DE REÍR, PERO DEJAR DE  REÍR TE HACE ENVEJECER”

 

– Doctor, me siento mal todo me da vueltas, además me arde el corazón.
– Mire señora, en primer lugar no soy doctor, soy cantinero, usted no está enferma está borracha y en tercer lugar no le arde el corazón, tiene una teta en el cenicero.

——————————————————————————–

– ¿Sabías que las cajas negras de los aviones en realidad son naranjas?
– Anda, ¿No son cajas?

——————————————————————————–

Te voy a romper el hueso de la pierna.
– Se dice tibia.
– Vale, tibia romper el hueso de la pierna.

——————————————————————————–

Mi marido es vidente.
– ¿Tiene dos dientes?
– ¿Tú eres tonto? ¡Que echa las cartas!
– Tú sí que eres tonta, ¡entonces será cartero!

——————————————————————————–

– Seis catalanes apostaron un euro a ver quién aguantaba más tiempo con la cabeza dentro de un cubo lleno de agua. Se ahogaron los seis.

——————————————————————————–
– Manolo, el médico dice que eres hipocondríaco.
– ¿Ves? Y tú diciendo que no tenía nada…

——————————————————————————–

Un lepero entra en una iglesia y le dice a un cura:
– Yo quiero un Ford Fiesta
– Muy bien hijo, pero esto es un confesionario. No un concesionario.

——————————————————————————–

Un hombre de 35 años que le dice a la madre:
– Mamá, he tenido un sueño rarísimo, estaba toda la casa llena de sal y después salías tú dándome el pecho…
La madre le dice:
– Hijo está muy claro, solo hay que saber interpretar los sueños y el tuyo dice: ¡¡Sal de casa so mamón!!

——————————————————————————–