5 (100%) 16 votes

Corría el año 1135 cuando el Reino de León dio a España el primer Emperador desde la caída del Imperio Romano, y el primero que lo hacía desde un reino hispano; Alfonso VII, Rey de León e “Imperator  totius Hispaniae”.  Mucho ha llovido desde entonces y muchas cosas han cambiado desde que Alfonso VII diera a León un puesto específico en la Historia de España; algunas para bien, otras muchas para mal. Entre las que han cambiado para mal (para muy mal, de hecho) está la total y absoluta obstinación con la que nuestros políticos e instituciones locales se han entregado servilmente a la labor de intentar erradicar del conjunto de la sociedad leonesa un sentimiento de IDENTIDAD regional propio en el nombre de ese artificial contubernio llamado: Junta de Castilla y León.
Desde que comenzó este “tonto el último” que ha sido, y es, la partición de España en diferentes entes autonómicos, si ha habido una Región Histórica que haya sido especialmente MALTRATADA por la ralea política que nos desgobierna desde hace más de treinta años no es otra que el Reino de León.

Los leoneses asistimos por aquel entonces a un vergonzoso espectáculo en el cual provincias de España que antes de la actual división territorial formaban parte de otras regiones, pasaron a constituirse en Comunidad Autónoma uniprovincial (caso de Cantabria, Madrid, La Rioja o Murcia) mientras que a nosotros se nos anexionaba a Castilla, sí o sí,  sin importarle a nadie para nada ni nuestra historia ni la opinión de los leoneses. Muy “democrático” todo ello, no cabe duda.

Que a los leoneses llevan años intentando lavarnos el cerebro para hacernos sentir “castellanoleoneses” (¿qué es eso?, ¿algún leonés realmente se considera así?), es algo tan obvio (hasta nuestra limonada quieren convertir en castellana) como infructuoso, de momento, ha sido su esfuerzo por conseguirlo. Porque el leonés se siente leonés y español, pero NO castellano, y menos aun esa matraca de “castellanoleonés”. Tampoco realmente “anticastellano”; aunque sí es cierto que gracias a negar a León el mismo Derecho del que gozan el resto de regiones de España y a la palpable ceguera política de los llamados partidos “nacionales” tal sentimiento se va asentando, debido en este caso a la labor propagandística de una izquierda traidora que únicamente busca la ruptura de España, dentro de una juventud leonesa a la que parece se quiere arrojar intencionadamente en brazos del nacional-secesionismo más aldeano, retrógrado y acomplejado.

Los leoneses nos preguntamos muchas veces como se sentiría un valenciano si su región hubiese sido unida a Cataluña, un extremeño si la suya lo hubiese sido a Andalucía, o un asturiano si se hubiese formado, en un magistral ejercicio de cirugía geográfica, un conglomerado “Galaico-astur”, por obra y gracia de la ralea política.

Para los leoneses resulta de todo punto ABOMINABLE comprobar como todos y cada uno de los partidos de ámbito nacional están a nivel local totalmente entregados a esa causa “castellanoleonesa”, como todos y cada uno de ellos se pliegan ante sus direcciones de Madrid y dan por bueno el actual statu quo autonómico impuesto desde FUERA de León que subyuga a la Región Leonesa, niega su historia y pretende condenar al ostracismo la identidad leonesa. Eso en los mejores de los casos, en los más sangrantes esta gente que por un lado le niega a León sus Derechos Históricos es la misma que apoya y jalea el pestilente independentismo felón antiespañol de diferentes y variados pelajes. Podría mencionar quiénes son estos últimos, pero todo el mundo lo sabe de sobra.

Los leoneses por el contrario, en la inmensa mayoría de casos, no aspiramos a otra cosa que poder seguir siendo leoneses dentro de nuestra Nación Española, cosa que para todos esos que se llenan la boca con el “derecho a decidir de los pueblos” (¡valiente mamarrachada!) debe de ser poco menos que un sacrilegio.

Desde Democracia Nacional León no nos andamos por las ramas ni tenemos un discurso doble, lo decimos alto y claro: León NO es Castilla, por tanto el Reino de León (León, Zamora y Salamanca) debe de separarse de la Región Castellana.
No estamos hablando de secesión de ningún tipo, una secesión es cosa bien distinta, es separar lo que está unido por lazos NATURALES de identidad, cultura e historia; secesión sería si la comarca del Bierzo se separase del resto del Reino de León, el Condado de Treviño se separase del resto de Castilla, o Cataluña lo hiciese del resto de España. No, nosotros hablamos de separar dos regiones que siempre han sido diferentes (y hermanadas en su españolidad) unidas de manera artificial; ni más, ni menos.

Para ello nosotros pensamos que no es necesario ningún tipo de Referéndum ni cosa similar, cualquiera que haya estado en León alguna vez sabe de sobra cual es el sentimiento de identidad de los leoneses a ese respecto; simplemente hace falta la VOLUNTAD política de las instituciones leonesas para devolver a León a un orden natural del que nunca debieron sacarlo.

Tampoco decimos con esto, y queremos ser igualmente claros en este punto, que estemos de acuerdo con el actual desaguisado autonómico que impera en España y que nos conformemos simplemente con separar León de Castilla para que León tenga su propio y corruptocrático chiringuito autonómico, ni mucho menos.
El actual sistema de CC.AA. se ha demostrado un DESASTRE total para el conjunto de la Nación Española y un agujero económico insostenible para el conjunto de la ciudadanía que se ve obligada a seguir sufragando a base de trabajo e impuestos un Reino de taifas hecho a la forma y medida de la castuza demoliberal.
Es obligación nuestra desmantelar el actual sistema de CC. AA. Y cambiar este caos actual por un sistema que devuelva el gobierno REAL de la Nación a un Estado Central más fuerte, y que este a su vez impulse la creación de organismos regionales que funcionen de un modo más justo, directo y eficaz.

Resumiendo: en Democracia Nacional León tenemos como una de nuestras máximas prioridades sacar al Reino de León fuera de esta Comunidad Autónoma en la cual se encuentra para restituir la muy histórica Región Leonesa.

No tenemos nada más que añadir sobre este asunto; ¿algún otro partido de carácter nacional puede hablar sobre este tema con la misma claridad?

Carlos Alonso
Democracia Nacional León