Rate this post

En el año 2012, el 70% de los vehículos matriculados eran diésel. En la actualidad, el diésel apenas representa el 37% de las ventas de turismos en nuestro país, mientras que la gasolina asciende al 57,2%

Hasta hace pocos años, todo aquel que podía se compraba un coche diésel, sobre todo si su intención era hacer muchos kilómetros, porque cada vez que llenabas el depósito salía más barato y, al final, amortizabas el dinero de más que habías pagado por él. Pero de un tiempo a esta parte todos los que tenemos un coche con este motor estamos un poco preocupados ante la incertidumbre que se presenta y no somos pocos ya que en España hay casi 18 millones de vehículos diesel.
Lo cierto es que son más perjudiciales para el medio ambiente que el resto, especialmente los motores de vehículos antiguos y los compradores nos vamos concienciando porque la matriculación de diesel ha bajado en los últimos años del 75% al 37% y más drásticamente en los últimos meses.
Este verano el Gobierno declaró abiertamente la “guerra a los diésel” desde el momento en que sentenció que “el diésel tiene los días contados” y que “hay que pensar” en una salida”
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha confirmado que el cambio vendrá en forma de subida de impuestos. La nueva fiscalidad del diésel será uno de los puntos clave de los nuevos Presupuestos Generales del Estado de 2019. Así, está previsto que en enero sea un euro y medio más caro llenar el depósito de gasóleo. De esta forma se pretende equiparar el impuesto del gasóleo con el de la gasolina- tradicionalmente más caro- como arma para reducir los niveles de CO2 y ajustarse a la normativa ecológica europea
Una de las cosas a tener en cuenta si eres propietario de un diésel es el año de compra: los matriculados a partir de 2014 cumplen la normativa Euro 6, por lo que se considera que su nivel de emisiones de gases es parecida a los de gasolina. Estos vehículos son etiqueta C, dentro de los distintivos medioambientales que la DGT creó para clasificar los coches dependiendo de su grado de contaminación. La etiqueta C es la más limpia después de la 0 emisiones y la ECO. Pero si tu coche está matriculado antes de 2006 no cuenta con ninguna etiqueta medioambiental con lo que, a medida que vayan pasando los años, tendrá más restricciones de circulación, especialmente en las grandes ciudades. Por tanto, si vives en una ciudad pequeña o en un pueblo, no tienes motivos para estar preocupado, Si te acabas de comprar un coche diésel o si lo vas a hacer en los próximos meses, tienes que tener claro que a nadie se le va a prohibir circular por carretera con su diésel y que las restricciones sólo afectarán a los diésel más antiguos.

Seguiremos informando.