Las flores

0

Las flores Los rituales que incluyen alguno de los cuatro elementos…

Las flores

Los rituales que incluyen alguno de los cuatro elementos (agua, aire, tierra y fuego), van siempre ligados a lo ceremonioso y más cuando se trata de la madre tierra.

 

En cuanto entierro mis manos en su vientre y respiro su aroma, los latidos de mi corazón se ralentizan para acompasarse a su ritmo de paz antiguo. Que importante eres, bajo nuestros pies y cuanto te olvidamos por lo obvio de la rutina.

La primavera es el momento de dedicarte el tiempo que te mereces, de fecundarte de semillas, que previamente hemos intercambiado con nuestros familiares y amigos, de sembrarte de flores, tesoros preciados para ofrendas y veneración.

Cuando mires las flores piensa que en la antigüedad eran consideradas formas de divinidad y que siempre hervían en los pucheros de hechizos de las brujas para curar el mal de ojo, para crear amuletos, para mejorar la cosecha o incluso para leer el futuro.  

Tienen significados tan variados según las diferentes culturas y es tan rica su etimología “Fundens Late Odorem Suum” (Desplegando afuera todo su olor) y sus usos reales y mágicos, que solo por eso se merecen todos mis respetos y devoción.

Y que me decís de los papeles empapados en esencia de rosas y secados al sol que intercambiaban los enamorados adjuntando en la carta un mechón de su cabello y unos pétalos. O la tan socorrida margarita que tantas culpas ha pagado.

Las flores, también han servido de lecho a los amantes, que recostados sobre las amapolas, las margaritas y los campanones, se ocultaban tras las matas de hortensias, trenzadas de madreselvas y musgo que crecen por costumbre y anestesiaban el pudor y el miedo a ser descubiertos.

Saltaban alrededor del cuello de los niños a modo de collares y adornaban como coronas las cabezas de las ninfas y las niñas soñadoras en el campo.

Las flores también han servido para combatir la melancolía y el desamor, pues era muy famosa la tisana de rosaleda silvestre que debía ser fermentada con sus espinas y recogerse en la primera luna del solsticio de verano.

Todo esto para acercarte un poco más a la energía que yo siento cuando me enfrento a unos metros de tierra virgen y a animarte a que como yo te inicies en la veneración al sol, en el culto a la naturaleza y que este año llenes tu vida de flores.

Yo atesoro algunas semillas que se entremezclan y me sorprenden, porque donde creo que ha de salir un girasol, despuntan pendientes de la reina, pero así es más genial la sorpresa.


Sonia Melcón (Adicta al verde)
soniateponeverde@gmail.com

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de datos

Responsable: DON ENRIQUE GÓMEZ ARIENZA
Finalidad: Recepción y moderación de los comentarios, e identificación de los usuarios para interacción con ellos.

Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control, como se explica en la información adicional.
Información Adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra “Política de Privacidad”.

18 − seis =