Rate this post

El sol y el calor ya han llegado y con ello, aumenta el tiempo que pasamos en la calle, los planes, las actividades al aire libre, las excursiones, la playa, los paseos, la piscina… Cuando nos disponemos a practicar una de estas actividades somos conscientes de la importancia de protegernos contra la radiación solar a la que vamos a estar sometidos, y por ello protegemos nuestra piel y cogemos nuestras gafas de sol antes de salir a la calle.

Pero, ¿por qué no protegemos de la misma manera a nuestros hijos?
Estudios recientes demuestran que la mayoría de los padres no ponen gafas de sol a sus hijos al salir a la calle. Éste es un grave error, ya que la protección de los ojos de los más pequeños es fundamental, ellos están sometidos a la misma radiación solar que los adultos y sus efectos llegan con la misma intensidad.
Los oftalmólogos intentan concienciar a la población del peligro de un exceso de exposición a los rayos ultravioletas, que es acumulativo e irreversible. Los niños y los adolescentes son especialmente vulnerables a los rayos del sol porque su cristalino no es lo suficientemente maduro y no filtra bien la luz recibida, lo que puede provocar daños en la retina.
De media, los niños reciben al año una exposición solar tres veces superior a la de los adultos. Años de una excesiva exposición de nuestros ojos al sol pueden provocar tumores oculares, aumenta el riesgo de sufrir cataratas cuando somos mayores y degeneración macular, principal causa de la ceguera en los adultos. A corto plazo, los posibles daños oculares son queratitis, que en los más pequeños se manifiesta con síntomas de dolor, fotofobia y enrojecimiento de los ojos; y a largo plazo el daño suele ser más severo: alteraciones agudas de la córnea, lesiones degenerativas y quemaduras agudas de la retina.
La población más vulnerable es la que tiene los ojos de color claro, lo que les hace más susceptibles a las lesiones provocadas.

Razones por las que proteger sus ojos:
– El cristalino de los niños menores de 12 años es casi transparente y sus ojos absorben casi toda la radiación.
– Los niños son más sensibles al deslumbramiento que los adultos.
– Los niños tienen los ojos en pleno desarrollo y sus tejidos oculares se están formando. La retina del ojo es tan sensible como lo puede ser la piel en los primeros años de vida y se puede quemar.
– Los niños pasan mucho más tiempo en actividades al exterior que los adultos, lo que les predispone a recibir una radiación mayor.
– Cualquier alteración en los tejidos debido a las radiaciones UVA o UVB puede crear problemas irreversibles.

¿Qué gafas se adaptan a sus necesidades?
Muchos padres no ponen gafas a sus hijos porque éstos se quejan, les molestan, las rompen etc. Por eso vamos a darte unos consejos sobre las características que debe tener la gafa para que deje de ser un problema y el niño se sienta a gusto con ellas:

– Deben estar hechas de materiales resistentes y seguros, pero cómodos y elásticos, como la silicona, el nylon o poliamida.
– Las lentes deben tener alta protección: para los bebés de 0 a 2 años es muy recomendable una categoría 4, mientras que para el resto no debe ser menor de una categoría 3.
– Diseños envolventes, para que la gafa proteja desde la mayoría de sus ángulos.
– Puentes diseñados para que apoyen bien en la nariz y no molesten en su pequeña nariz.
– Monturas preparadas para poder colocar fácilmente cintas elásticas o de neopreno que ofrecen un plus de seguridad.
– Asegurarnos que las gafas de sol son aptas para lentes de vista.

Hay que poner especial énfasis en el uso de la gafa de sol en la playa, piscina, y montaña, ya que el agua, la arena y la nieve reflejan gran parte de la luz del sol haciéndola doblemente dañina. Además, siempre hay que explicar al niño la importancia de ponerse las gafas de sol, para que no rechace su uso y por si acaso ponerle siempre gorra y sombreros.
Las gafas además de necesitarlas por salud los adultos las usamos como un complemento de moda, ¿por qué no transmitirle esto a tanto a los niños como a los padres para favorecer su uso?

Es la época perfecta, por el tiempo y la cantidad de eventos que tienen lugar en primavera, para comenzar a usar y regalar este complemento tan útil y necesario.
|Equipo Tu visión Óptica