Rate this post

Presentación de PowerPoint

Sexo, muerte, poder, corrupción en el Auditorio Ciudad de León, el día 8 de Marzo a las 21 horas con un precio único de 23 €, las entradas las podremos adquirir en la taquilla del Auditorio Ciudad de León.

William Shakespeare

Cambian los tiempos, los lugares, las personas/personajes: lo que no cambian son las motivaciones humanas. Decía Sófocles en su Antígona que el ser humano es extraordinario, capaz de lo mejor y de lo peor, de crear y destruir, de vencer las complejidades de la vida, y de sucumbir a las pasiones más primarias. Leído el párrafo al completo llegamos a la conclusión que unos pocos versos de Sófocles explican, hace 2500 años, lo que, transcurrido todo ese tiempo, a nosotros nos cuesta cuatro dinA4.
Shakespeare, como Sófocles, Calderón, o Durrematt, alcanzaron la virtud de contar historias desde los claroscuros del ser humano, sin perder de vista las historias en sí. Por eso son clásicos. Por eso es Medida por medida una pieza extraordinaria y extraordinariamente actual.

La producción

Afrontar el montaje de un texto tan exigente como Medida por medida requiere ser igual de exigentes en el diseño de la producción. Con esta premisa nos hemos planteado unir fuerzas para garantizar que la calidad del montaje esté a la altura de la calidad del autor y la obra que nos ha seducido; buscando una producción de gran formato, con un mayor número de actores en el escenario y la posibilidad de contar con los mejores colaboradores.
El resultado es una coproducción entre Producciones Inconstantes y Factoría Teatro como un medio para garantizar la viabilidad del proyecto artístico, pero también como un posicionamiento consciente de responsabilidad corporativa de dos empresas que conocen y asumen la situación actual de las Artes Escénicas madrileñas de nuestra comunidad y de nuestro país.

Sinopsis

Vincentio, Duque de Viena, incapaz de aplicar las leyes cristianas que castigan las prácticas sexuales contrarías a las mismas, delega el poder en Ángelo, un inquisidor incorruptible. En su primera decisión como juez supremo, Ángelo castiga a Claudio, joven vienés, a morir. Su delito: ha fornicado con su novia y la ha dejado embarazada. No, no es que no se quiera casar con ella, que quiere; es mucho más simple: la ley castiga a quien fornica fuera del sacramento. Isabella, hermana de Claudio, a punto de entrar en el convento, se ve en la obligación de interceder ante Ángelo para que perdone la vida de su hermano. Carácter, inteligencia, virtud, recato y belleza. Eso es lo que aporta Isabella. Y eso es lo que percibe Ángelo, el incorruptible, como un enorme aliciente para turbar el carácter de Isabella, anular su inteligencia, para finalmente, pervertir la virtud, aprovechar la belleza y, si fuera necesario, forzar el recato de la joven, todo a cambio de la vida del hermano sentenciado. Y todo esto lo ve el duque bajo un disfraz de fraile, como un espectador ávido de entender, casi en un ejercicio obsceno de vouyerismo onanista, hasta el punto de enamorarse, también, de Isabella, lo que convierte a su sucesor en su rival.

A todo esto, naturalmente, ni Ángelo primero, ni Vincentio después, cuentan con la opinión de Isabella sobre su propia opinión, gustos, planes, en fin, sobre si le apetece tomar un café con ellos, o ir al teatro. El cortejo de la seducción no forma parte de esta pieza maestra. Ángelo extorsiona a Isabella, y el Duque pretende hacerla suya mediante el voto de obediencia a la máxima autoridad política.

Sexo, muerte, poder y corrupción.

Con estos ingredientes Shakespeare construye esta comedia “impura”, esta pieza de difícil clasificación en términos de género dramático, que no es del todo comedia, que no es del todo drama, y que lo que sí que parece ser es una dramaturgia extraordinariamente personal del poeta inglés, probablemente la más personal, es decir, la más comprometida con su tiempo y su pensamiento.