Rate this post

carnaval riañoLa provincia de León posee una gran riqueza cultural con sus Carnavales tradicionales, algunos de ellos declarados de interés provincial y nacional, aquí te damos algunas pistas para que los disfrutes.

La fiesta del sábado de carnaval, 25 de febrero en la montaña de Riaño comenzará a la 13:00 h. con la Candanga, esto es el recorrido de los Zamarrones por las calles y bares de Riaño, danzando y brincando en candanga (jaleo, fiesta) haciendo sonar sus cencerros para ahuyentar a los malos espíritus del invierno.
Como en años anteriores, se promocionará el aspecto gastronómico, con la degustación, previa reserva, en varios restaurantes de Riaño, y uno de Boca de Huérgano, del ‘Cocido de Arvejos o Arvejada’, un plato típico de esta zona montañesa.

Arbeyos“COCIDO DE ARVEJOS O ARVEJADA” A todos los amantes de la buena comida, que tengan la posibilidad de visitar la montaña de Riaño, les aconsejamos que reserven mesa en los restaurantes que mejor les convenga, para degustar este plato .Una delicia gastronómica desconocida para el gran público, incluso dentro de nuestras propias tierras, de donde es originario. El arvejo es una legumbre que en este plato se combina con los productos de la matanza, el pan, el nabicol, y las manzanas de los huertos. En primer lugar tenemos la sopa de arvejos. Sopa con el color característico del caldo resultante de la cocción de los arvejos. Una vez migado en una cazuela de barro el pan de hogaza, como para sopas, se añade sobre él, el caldo citado.” En segundo lugar se sirven los arvejos en una fuente, acompañados del nabicol, nabo característico de esta Montaña, o de berza” En tercer lugar se pondrá sobre la mesa la fuente de barro con las morcillas, la androja, el chorizo, la cecina, el tocino, y la oreja, para que cada comensal se sirva a su gusto. La androja es un embutido a base de grasa de gocho, harina y pimentón, metido en tripa y cocido como las morcillas. Para terminar, se puede degustar de postre las manzanas asadas.
A las 19:00 horas tendrá lugar “La Mojiganga” o desfile de los personajes del Antruido con gran estruendo de matracas, cencerros y turullos (cuernos de vaca) todo para ahuyentar los malos espíritus y energías negativas del invierno y prepararnos para una próspera primavera.
En estos desfiles muy similares en muchas comarcas de la provincia, veremos desfilar al típico Zamarrón, de la palabra “zamarra”: vestido de pastor confeccionado con piel de oveja, compuesto por el gorro, la zamarra, el pantalón o los zahones, polainas y coricias, las madreñas, calzadas con escarpines en los pies, de pardo o sayal , suele llevar máscara o ir tiznado de negro y con su inseparable turullo (cuerno para tocar). Le acompañan otros personajes:
La Vieja, hombre travestido vestido de negro con un jubón (vestidura de lana cruzada que cubría el torso) bajo manteles oscuros y faldas grandes de tela gruesa del mismo color (manteos). En la cabeza lleva un pañuelo negro atado sobre la frente que le dejaba entrever ligeramente la cara descubierta. (su significado se pierde en las épocas preromana, en las diosas madres celtas, protectora de la naturaleza y de sus fuerzas).
El Oso, uno de los hombres más grandes del pueblo, vestido de arriba abajo con pieles, zamarra y polainas que imitaban la figura de un oso. Va solo, danzando y dando vueltas (que representa el mal).
El Ciego, personaje legendario que recorre las calles dando palos de ciego con su borracha, a todo el que se encuentra.
Las Damas (alegoría de la fertilidad) bien vestidas (pudiendo ser hombres travestidos), llevan falda de color rojo y el rostro tapado para no ser reconocidos/as.
El Buey o toro, presente en muchos pueblos del carnaval leonés, Omaña, Ribera del Órbigo…Se compone de cuatro palos rematados por unos cuernos que evoluciona también hacia un armazón cornudo, un portador o dos a veces cubiertos por una manta de colores, y a simular embestidas que se convierten en carreras y desbandada. Todo ello, con variantes según el lugar. En algunos lugares además del buey está la figura del torero, que viste con camisa blanca y faja de color, y un pañuelo al cuello; botas y además de la cara pintada porta un gorro que acababa en punta y una espada de madera teniendo la misión de buscar presas para las embestidas; procurando igualmente carreras a los espectadores descuidados.
El Caballo, se presenta por primera vez este año en la montaña de Riaño, es un personaje documentado en la localidad de Burón. Esta hecho de trapos y crines de animal. Era sagrado para los cántabros, llevaba el alma de los difuntos al más allá.
Al final se repartirá entre todos los presentes chocolate con ‘frixuelos’, una delicia gastronómica de la Montaña de León, mientras se prende una gran fogata “la Choza” a la que se atribuye un fin purificador, tradición que nunca se ha dejado de hacer en Riaño, en el Antruejo de Omaña celebrado en Riello, en Llamas de Ribera con sus coloridos Guirrios y Madamas, Velilla de la Reina o Alija del Infantado.

¡Qué lo disfruten!