La Comarca de Riaño, tierra con una marcada identidad propia que hoy nos acerca un poco más, Antonio González Matorra, presidente desde 2006 de la Asociación Cultural de la Montaña de Valdinia.

Antonio es natural de Riaño, pero debido a la barbaridad ecológica y humana cometida con «la maldita construcción del pantano y el abandono que sufre la tierra leonesa», nos explica que fue llevado de niño a Madrid, donde actualmente vive y trabaja.

Pero ese éxodo forzoso que terminó con un valle repleto de vida, no ha desvinculado a Antonio de su tierra, regresa siempre que puede y allí tiene casa y familia. Además, desde hace décadas, lucha y trabaja altruistamente por mejorar el atractivo turístico de Riaño y de toda su comarca.

La agrupación que preside ha sido la encargada, entre otras muchas proezas, de recuperar la simbología de su carnaval. Recopilando testimonios de los más ancianos de la zona, han conseguido salvar de la desmemoria el folclore simbólico de su antruido, con su parafernalia y su gastronomía tan identificativas y singulares.

¿Cuánta gente está involucrada en la organización del antruido?

Somos varias personas las que participamos y colaboramos en la organización del antruido.
Preparar las máscaras y los trajes, hacer el chocolate y los frisuelos, y lo que es más importante, vestirse y participar en la fiesta. En total no menos de 40 personas.

¿Qué impacto económico tiene para la comarca?

Cada año más gente se acerca a Riaño ese día a ver el antruido y a degustar el cocido de arvejos. El impacto económico se lo tendrías que preguntar a la hostelería de Riaño.

¿Cuántos visitantes recibe Riaño en esta fiesta?

Llegar allí en invierno siempre depende de las condiciones meteorológicas. Con buen tiempo podemos esperar a unos cuantos centenares de visitantes.

Últimamente se están abriendo nuevos establecimientos puesto que el nuevo barco turístico de Riaño está siendo un motor importante
para atraer turistas todo el año.

¿Cómo han cambiado los carnavales respecto a cuando eras pequeño?

Cuando era pequeño solo recuerdo hacer la Choza, era quemar una gran hoguera en una ladera del pueblo, que ardía toda la noche. Nos pintábamos con tiza la ropa por detrás. Después pedíamos por las casas, dando ruido con cencerros y cantando coplas especiales de ese día, y con lo obtenido hacíamos la merendola.
Entonces solo participábamos chicos. Fue a raíz de hablar con personas mayores del pueblo cuando milagrosamente nos contaron todo lo que se hacía antiguamente y que se había perdido.

¿Cómo se encuentra el sector hostelero de la zona?

Últimamente se están abriendo nuevos establecimientos puesto que el nuevo barco turístico de Riaño está siendo un motor importante para atraer turistas todo el año.
En cualquier caso toda la Montaña de Riaño tiene diversos platos fuertes para atraer turismo… con gente joven que le está dando dinamismo.
Maraña y el Mampodre y la gente de las Cabañas Patagónicas y el Albergue, el Valle de Sajambre con el nuevo Centro de Interpretación del Parque Nacional de Picos de Europa y el encantador pueblo de Soto de Sajambre, Posada de Valdeón, la ruta del Cares y Casa Abascal, con el joven David organizando actividades todo el año, el pueblo de Lois, Boca de Huérgano y Llánaves de la Reina, con el puerto de San Glorio y hoteles grandes en las dos localidades…

El acceso de visitantes al Valle de Valdeón crecería en gran número con el asfaltado de la pista que une el puerto de Pandetrave con Fuente Dé, en Cantabria, que son 13 km y nos ahorraría los 100 km que tenemos ahora para ir a esa zona, dando la vuelta por el puerto de San Glorio.

¿Cuáles son los puntos fuertes de la gastronomía local?

La hostelería ofrece platos típicos de la Montaña de Riaño pero no acaba de poner en valor el aspecto gastronómico.
El cocido de arvejos, por ejemplo solo se hace el día del antruido y por encargo el resto del año en restaurantes concretos de la zona.
En Riaño si puedes encontrar en diferentes restaurantes la menestra de Riaño, las jijas con queso de Valdeón, truchas con avellanas, la sopa de ajo con setas, la crema montañesa o las mantecadas de Riaño
Por lo demás se ofrecen platos a base de la excelente ternera de la zona, y cómo no, la cecina, la morcilla, el chorizo y los quesos de la zona.

¿Qué proyectos son prioritarios para este año que empieza?

Para el turismo, que se acabe de construir el Centro de Interpretación del Parque Nacional Picos de Europa en Posada de Valdeón.
La construcción de los nuevos miradores de Pandetrave y Piedrashitas.
Un nuevo embarcadero en Riaño, prometido hace años por la Junta de Castilla y León.
La pasarela de Bachende y que la Diputación Provincial de León ensanche la carretera que nos lleva hasta los pueblos de Lois y de Soto de Sajambre.
Y lo más importante asfaltar la pista que une el puerto de Pandetrave con Fuente Dé, en Cantabria, que son 13 km y nos ahorraría los 100 km que tenemos ahora para ir a esa zona, dando la vuelta por el puerto de San Glorio. El acceso de visitantes al Valle de Valdeón crecería en gran número. Y lo mismo decir de la pista que une Reyero con Corniero.

En Riaño si puedes encontrar en diferentes restaurantes la menestra de Riaño, las jijas con queso de Valdeón, truchas con avellanas, la sopa de ajo con setas, la crema montañesa o las mantecadas de Riaño.

¿Qué les podemos decir a nuestros lectores para que se animen a visitar Riaño?

Pueden ir solo un día a Riaño o mejor un fin de semana a la Montaña de Riaño.
Un día en Riaño requiere visitar el Museo Etnográfico, la Iglesia Románica, el banco más bonito de León, Las Letronas de Riaño, el Paseo del Recuerdo, la Cueva de la Vieja del Monte y el paseo en el nuevo Barco Turístico a los Fiordos Leoneses.
Un fin de semana hay que completarlo visitando el pueblo de Loís, el Chorco de los Lobos y la Ruta del Cares en el valle de Valdeón.
Oseja de Sajambre con su nuevo centro de Interpretación del Parque Nacional de Picos de Europa, el pueblo de Soto de Sajambre y su Museo Escuela.
Para el que le guste la montaña, variadas rutas de senderismo y montañismo por Maraña (el Mampodre), Llánaves de la Reina (San Glorio), Oseja de Sajambre (Senda del Arcediano), Prioro (Corral de los Lobos), Cremenes (Hayedo de Argovejo y Calzada romana), Acebedo (Valdosín y Mampodre), Burón (San Pelayo, Mirva y Pico Burín), Riaño ( Hormas y el Pico Gilbo)…

Con todas estas posibilidades que nos presenta Antonio creo que no hay excusa para hacerles una visita, además, recuerda que «Riaño abre todo el año», el crucero por los Fiordos Leoneses y el «Banco más bonito de León», sus Museos e Iglesias, su gastronomía y paisajes… y no te olvides de probar sus mantecadas.

Las fotos más bonitas de este reportaje pertenecen a Daniele Leoz, ¿quieres ver más? Aquí están.

 

EL ANTRUIDO CON TODOS LOS SENTIDOS

Para el viajero que asiste por primera vez a este carnaval, vamos a intentar que Antonio nos refleje el antruido con todos los sentidos.

¿Qué colores lo tiñen?
Colores de la naturaleza. De las pieles de animales y sus tonalidades, de las máscaras, rojos, pardos, verdes, negros
¿Qué sonido lo envuelve?.
Sonido de cencerros, turullos, gaitas y tambores
¿A qué huele esta fiesta?
Huele a leña quemada en su Choza.
¿Qué sabores lo inundan?
Los sabores diferentes y únicos del cocido de arvejos y de los frixuelos.
¿Cómo se palpa el antruido?
Perdiéndote entre los zamarrones. Te dejarán su máscara para que te saques un foto con ella puesta y te lleves un bonito recuerdo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de datos

Responsable: DON ENRIQUE GÓMEZ ARIENZA
Finalidad: Recepción y moderación de los comentarios, e identificación de los usuarios para interacción con ellos.

Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control, como se explica en la información adicional.
Información Adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra “Política de Privacidad”.

cuatro × 3 =