Tradición y sostenibilidad entre los fogones del Comedor Cervantes

0

 

“Elegancia, discreción y juventud marcan los inicios de este nuevo local del Romántico”

 

 

En tres años, la Vermutería Cervantes se han convertido en un clásico del Barrio Romántico, en particular, y de la ciudad, en general. Un referente para leoneses y visitantes donde tomar unas buenas y elaboradas tapas, o unas apetitosas y variadas raciones, marcan la diferencia. Y de ahí, al Comedor Cervantes, justo a la vuelta de la esquina, “una nueva apuesta empresarial y gastronómica para conquistar el paladar de amigos y clientes”.

Uno de estos días, el cinco de diciembre, la Vermutería Cervantes cumplió tres años. Un momento que ha venido a coincidir con el deseo de sus promotores de ampliar su oferta gastronómica.

“El Comedor Cervantes, un local acogedor y elegante, en el que el producto y la tradición marcan la carta de cada día desde hace unas pocas semanas”

“Seguiremos con nuestras raciones típicas y con la correspondiente tapa de la Vermutería pero, a la vez, ofrecemos a nuestros clientes un comedor de mesa y mantel con una cocina extensa y caracterizada, sobre todo, por un buen producto, una elaboración al detalle y una plantilla de lujo». Una perfecta combinación que, según Demetrio Blanco, uno de los propietarios del negocio, “nos da ese toque de distinción que nos hace diferentes a otros establecimientos”.

| Parte del equipo de Vermutería y Comedor.

“EN LA COCINA”

A Chistian Suárez Moya, la cocina le llamo la atención desde muy pequeño “jugaba con una sartén y unas piezas de fruta y le decía a mi madre que estaba cazuelando”. De ahí viene su pasión por este apasionante trabajo. Hoy en día, y aunque todavía es muy joven, 27 años, Chistian es ya todo un profesional. Desde el pasado mes de octubre, cuando se inauguró el Comedor Cervantes, dirige la cocina de este espacio entre los fogones que comparte con unos estupendos profesionales y compañeros, Leo y Eloy.

“Su cocina pasa por la sostenibilidad, sin sacrificio del producto e intentando siempre que el desperdicio sea cero”

Una cocina sostenible porque “no podemos permitir que haya gente muriéndose de hambre y que nosotros tiremos la comida”. En el Comedor Cervantes se apuesta por el producto. “Ofrecemos tradición y apostamos por un producto noble y, aunque nos ha costado mucho dar con los proveedores adecuados para ofrecer a nuestros clientes lo mejor, lo hemos conseguido y aquí estamos”

Como Vermutería que es, el Cervantes apuesta también por el tema del laterío “un gran olvidado que no se valora lo suficiente y al que nosotros le damos también carta abierta”.

“ENTRE LA COCINA Y LA SALA”

Si bien es cierto que las labores entre la cocina y la sala están bien diferenciadas, tanto Chistian como Álvaro, jefe de sala, coinciden en señalar que se debe hacer la simbiosis perfecta entre ambos ya que uno es la herramienta del otro. “El jefe de sala hace un filtro en función de los gustos que pueda tener el cliente y eso se tiene que trasmitir en los fogones de tal forma que el cocinero sepa lo que tienen que preparar”.

Con 17 años, Álvaro Da Silva se trasladó de Cistierna a León para estudiar. “Por casualidades del destino descubrí la hostelería y me gustó mucho. Creí que era una buena forma de ganarme la vida de forma profesional». Se lamenta, no obstante de que en este sector haya tanta falta de profesionalidad.

“Hay mucha gente que recurre a esto para salir del paso, gente no válida en general, que da muy mala prensa a la hostelería”

Álvaro sabe que este es su mundo y lo vive con ilusión. No obstante a sus 28 años tiene claro que la sala, el servicio de mesa o la sumillería han perdido un importante espacio en favor de esa cocina que, en los últimos años, se ha puesto tan de moda. Nada que temer dice finalmente porque “según una gran familia de cocineros como es la familia Adría, aunque ahora la gente se centra más en los cocineros, en el futuro la revolución está en la sala».

“El sumiller es uno de los más importantes en el conjunto del grupo. Con sus recomendaciones puede mejorar la comida o estropearla directamente”.

Ante la atenta mirada de Don Quijote y Sancho Panza, El Comedor Cervantes nos ofrece una suculenta oferta culinaria.

| Chistian y Álvaro en un rincón del Comedor Cervantes.

No dejen de probar lo que parece ser el plato estrella de la casa, un maravilloso steak tartar, incluso para los más puristas de este plato, o la picaña, ese corte de vacuno distinguido y sabrosísimo con el que nos deleitan. Qué decir de ese arroz con bogavante que, de verdad, sabe a bogavante. La cecina de león, la lengua curada, el queso artesano Gabino Pérez, son algunas otras ofertas de una carta que apuesta por los sabores tradicionales. Sin olvidar, la promoción que hacen en cada servicio de los vinos de la tierra.

Todo ello de la mano de un joven y dinámico equipo que trasmite su complicidad y buen hacer ya sea en el servicio de barra como en el de mesa y mantel.

Y así, mientras la pluma de Cervantes toma buena nota de todo, una gran familia rema en la misma dirección hacia un posible futuro de éxito.

¡Mucha suerte en esta nueva aventura gastronómica!

| Asociación Hostelería de León

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de datos

Responsable: DON ENRIQUE GÓMEZ ARIENZA
Finalidad: Recepción y moderación de los comentarios, e identificación de los usuarios para interacción con ellos.

Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control, como se explica en la información adicional.
Información Adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra “Política de Privacidad”.

catorce − 10 =