martes. 05.03.2024

Criticó las políticas climáticas que considera perjudiciales para la soberanía energética, industrial y alimentaria, bajo la falsa excusa del medio ambiente.

García-Gallardo instó a la Unión Europea a escuchar las demandas del sector agrícola, resaltando las protestas que se están llevando a cabo en varios países, incluyendo España. Explicó que los agricultores y ganaderos europeos enfrentan imposiciones y restricciones a su capacidad productiva, y destacó la importancia de apoyarlos en estos momentos difíciles.

Durante su intervención, el vicepresidente transmitió el hartazgo del sector primario europeo, señalando el rechazo a políticas comunitarias como la imposición del 4% obligatorio de barbecho y la rigidez de la Política Agrícola Común (PAC). También criticó la intención de los "burócratas de Bruselas" de dictar a los agricultores cómo cuidar el medio ambiente, destacando que son ellos quienes realmente cuidan del entorno natural.

En este contexto, García-Gallardo expresó el compromiso inquebrantable del Gobierno de Castilla y León con las demandas del campo, considerándolas justas. Recordó el acuerdo alcanzado entre las organizaciones agrarias de la Comunidad y la Consejería de Agricultura a finales del año pasado para plantear demandas conjuntas al Ministerio del ramo respecto a la PAC.

Además, el vicepresidente participó en un debate sobre cómo atraer a los jóvenes a la política comunitaria, abogando por abandonar la "ingeniería social" y centrarse en sus problemas reales. Destacó la importancia de abordar cuestiones como la seguridad, el control de fronteras, la estabilidad laboral y la posibilidad de formar una familia y trabajar la tierra de generaciones anteriores. En este sentido, instó a abandonar la "eco ansiedad" y adoptar políticas concretas.

García-Gallardo apoya las demandas del campo de Castilla y León en Bruselas