sábado 23/10/21

CÁNCER

El término "cáncer" es genérico y designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo.

El cáncer se ha convertido en una de las enfermedades más importantes de los últimos tiempos. Cada vez son más las familias que tienen uno, o más miembros, que la sufren o la han sufrido y se ha convertido en un gran problema sanitario. Enfrentarse al diagnóstico de cáncer es una de las situaciones más temidas y estresantes, ya que relacionamos la palabra cáncer con dolor, incertidumbre, incapacidad y muerte. De esta forma, se convierte en una enfermedad que causa muchos problemas psicológicos tanto en la persona diagnosticada como en su entorno más cercano. Uno de los aspectos más importantes a los que debe enfrentarse la persona es a las incertidumbres: la espera ante los resultados de las pruebas. No saber cómo evolucionará la enfermedad. Qué tratamiento tendrá y los efectos que provocará. Toda esta incertidumbre llevará a un estado de ansiedad en la que la persona se ve envuelta en una espiral negativa que puede afectar a las estrategias de afrontamiento que necesitará para poder enfrentarse con todas las armas al cáncer.

Debido al especial carácter del cáncer surge una disciplina especializada entre la medicina y la psicología, la psicooncología. La psicooncología se dedica al estudio, diagnóstico y tratamiento de los pacientes con cáncer y su evolución, así como al estudio de las reacciones psicológicas del paciente oncológico, su familia y el personal asistencial, a lo largo de todo el proceso de la enfermedad. Los momentos más importantes de la intervención de la psicooncología serían:

1.- En el momento del diagnóstico: prevención del estrés. Ayuda al paciente y su familia a procesar y contener las emociones generadas por la recepción del diagnóstico de cáncer. 2.- Durante el tratamiento en general: informar al paciente y su familia respecto de los cambios que deberán enfrentar a raíz del tratamiento. Ayudar en la recuperación de la salud física y mental.

3.- En el ámbito de los cuidados paliativos: manejo del dolor y otros síntomas. La orientación y apoyo al cuidador y a la familia, el apoyo para enfrentar la proximidad de la muerte, y todo aquello que permita mejorar su calidad de vida.

4.- Fase de duelo: elaborar las distintas etapas características del proceso de duelo.

Según el National Cancer Institute, un factor de riesgo es todo aquello que aumenta o disminuye las posibilidades de que una persona padezca una enfermedad. Aunque los médicos no alcanzan a explicar por qué una persona desarrolla la enfermedad y otra no, los investigadores han identificado factores específicos que aumentan las posibilidades de que una persona padezca ciertos tipos de cáncer. Algunos de los factores de riesgo más importantes son:

Tabaco: Es el que provoca más muertes por cáncer en todo el mundo. El humo de tabaco provoca muchos tipos de cáncer distintos, como los de pulmón, esófago, laringe (cuerdas vocales), boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello del útero. Alrededor del 70% de la carga de cáncer de pulmón puede achacarse al tabaquismo como única causa. Se ha demostrado que el humo ajeno, también llamado «humo ambiental», causa cáncer de pulmón en adultos no fumadores. El tabaco sin humo (en forma de productos de tabaco orales, tabaco de mascar o en polvo) provoca cáncer de boca, esófago y páncreas.

Falta de actividad física, factores alimentarios, obesidad y sobrepeso: Existe un nexo entre el sobrepeso y la obesidad, por un lado, y muchos tipos de cáncer, como el de esófago, colon y recto, mama, endometrio y riñón, por el otro. Las dietas ricas en frutas y hortalizas pueden tener un efecto de protección contra muchos tipos de cáncer. Una actividad física regular y el mantenimiento de un peso corporal saludable, junto a una dieta sana, reducirán considerablemente el riesgo de contraer cáncer.

Consumo de alcohol: Es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer, como los de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon y recto, y mama. El riesgo de cáncer aumenta con la cantidad de alcohol consumida. El riesgo que supone beber en exceso para varios tipos de cáncer (como los de la cavidad bucal, faringe, laringe y esófago) aumenta notablemente si el bebedor también es un fumador empedernido.

Infecciones: Los agentes infecciosos son la causa de casi el 22% de las muertes por cáncer en los países en desarrollo y el 6% en los países industrializados. Las hepatitis virales B y C provocan cáncer de hígado y la infección por el virus del papiloma humano, cáncer del cuello del útero; la bacteria Helicobacter pylori aumenta el riesgo de cáncer de estómago.

Contaminación ambiental: La contaminación ambiental del aire, el agua y el suelo por productos químicos carcinógenos causa entre el 1% y el 4% de todos los casos de cáncer. La exposición a productos químicos carcinógenos presentes en el ambiente puede producirse a través del consumo de agua o de la contaminación ambiental y en espacios cerrados. La exposición a agentes carcinógenos también puede producirse a través de alimentos contaminados por sustancias químicas, como las aflatoxinas o las dioxinas.

Carcinógenos ocupacionales: Más de 40 agentes, mezclas y circunstancias de exposición en el ambiente laboral son cancerígenos para el hombre y están clasificados como carcinógenos ocupacionales. La relación causal entre los carcinógenos ocupacionales y el cáncer de pulmón, vejiga, laringe y piel, la leucemia y el cáncer nasofaríngeo está bien documentada. El mesotelioma (cáncer del revestimiento exterior del pulmón o de la cavidad torácica) está determinado en gran medida por la exposición al amianto por razones laborales. Radiaciones: Las radiaciones ionizantes son carcinogénicas para el hombre. Los conocimientos disponibles sobre los riesgos que comportan las radiaciones proceden principalmente de estudios epidemiológicos sobre los sobrevivientes japoneses a la bomba atómica, así como de estudios de cohortes expuestas a radiaciones médicas y en el ambiente de trabajo. Las radiaciones ionizantes pueden provocar leucemia y varios tumores sólidos, y los riesgos son mayores cuanto más joven es la persona expuesta.

Juan Carlos Alcántara Amigo

Psicólogo

Mail: [email protected]

CÁNCER
Comentarios