miércoles. 29.06.2022

Los agricultores y ganaderos están en las calles reclamando atención y empatía por parte de una sociedad que parece indiferente, que mira para otro lado en lugar de mirar las etiquetas de los alimentos que compra.

Cuando nos encontramos frente a la estantería de un supermercado nos fijamos más en el precio del producto que en su calidad. No nos preocupa su origen, sus ingredientes o quién está detrás de su producción.

Con la iniciativa ¿Quién es el jefe? el consumidor elige los criterios que debe cumplir el producto que se va a llevar a la boca, las condiciones del proceso de fabricación, así como su precio de venta.

Se trata de una "aventura humana" que surgió hace tres años en Francia, debido a la "tremenda crisis del sector lácteo en el país", explica la activista francesa Annaïck Locqueneux, que vive en España desde hace más de dos décadas.

Como promotora de este proyecto ha conseguido que una parte de la población se organice para crear un "producto de calidad" que permita al ganadero "vivir de manera digna" un ejercicio de "transparencia y consumo responsable".

Yo vivo de lo que como, y si los que me alimentan desaparecen, mal vamos en este mundo.

El año pasado lanzaron el cuestionario para crear la leche, en el que más de 6.500 consumidores votaron criterios como: origen de la leche, remuneración de los productores, alimentación y pastoreo, bienestar animal y libertad, posibilidad de alimentación sin aceite de palma ni transgénicos, apoyo a las pequeñas granjas familiares, embalaje y apertura. La leche seleccionada procede de vacas zamoranas y es recogida por la empresa Leche Gaza.En cifras, los consumidores "hemos validado el litro de leche semidesnatada en 90 céntimos, de los cuales 39 son en beneficio del ganadero y 1 apoya a las pequeñas granjas familiares", explica Annaïck. "Ese céntimo se traduce en formación técnica y en el empoderamiento de la mujer en la zona rural". Además, "el precio está escrito en el envase" para que no pueda ser modificado por ningún supermercado y se especifica que "está votado por el propio consumidor".

En los años 80 había 130.000 ganaderías de leche, mientras que en 2020 quedan 13.000.

La activista se lamenta de la decadencia que sufre actualmente el sector primario en España, "en los años 80 había 130.000 ganaderías de leche, mientras que en 2020 quedan 13.000" "Yo vivo de lo que como, y si los que me alimentan desaparecen, mal vamos en este mundo, el reto es que esta iniciativa se conozca para apoyar a más productores y mejorar el sector primario".

El siguiente producto han sido los huevos, valorando; el tipo de crianza de las gallinas, tamaño del huevo, alimentación, color de la yema, y apoyo al productor para la conversión de su explotación a campera o ecológica. Los huevos se venden a 2,83 euros la docena y proceden de gallinas ponedoras camperas criadas en libertad en Toledo.

Actualmente se pueden votar los criterios para el aceite de oliva y muy pronto serán las naranjas. Tú puedes participar en esta iniciativa que pretende poner en valor el trabajo del productor a la vez que da al consumidor el poder de elegir cuánto y por qué pagar.

Vota en su web

lamarcadelosconsumidores.es

y busca en las cadenas de supermercados su marca de leche y huevos, estos productos que valoran el trabajo del productor y nos llevan a un consumo responsable del que todos saldremos beneficiados.

¿Quién es el jefe? La marca en que los consumidores deciden pagar el precio justo a los...
Comentarios