sábado. 02.07.2022

 El Catastrazo

 

 

 

EL CATASTRAZO

 

El pasado 27 de diciembre, se publicó en el BOE la nueva Ley 16/2012, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica, y con ella, la introducción de numerosas e importantes novedades tributarias. Esta Ley regula una "amnistía inmobiliaria" para quienes "no tengan al día" la información en el Catastro.

 

Se trata de un proceso de regularización de inmuebles urbanos y rústicos no inscritos en el Catastro, que se incorporaría a este registro sin la imposición de multa alguna por no haberlos declarado, pero que obligaría a los dueños a pagar los impuestos no prescritos, es decir, el propietario que no haya declarado un inmueble tendrá que liquidar tasas correspondientes a los cuatro ejercicios anteriores, que son los que no prescriben.

El procedimiento de regularización catastral se financiaría con el pago de una tasa de 60 euros, cuyo importe es equivalente a la sanción administrativa que tendría que pagar el contribuyente por no haber declarado un inmueble.

Si el propietario del bien no colabora con la regularización de los inmuebles ocultos se abriría un expediente por obstrucción al proceso. La regularización catastral se iniciaría de oficio, cuando se haya incumplido la obligación de informar sobre altas y modificaciones de bienes urbanos y construcciones en suelo rústico, y se iría aplicando por tandas de municipios entre 2013 y 2016.

El Catastro irá diciendo dónde y cuándo se revisan los datos inmobiliarios, con el objetivo de que el proceso esté completado antes de que acabe 2016, con posibilidad de ampliar el periodo si fuera necesario.

Además se permite determinar nuevos valores para los inmuebles que cuenten con "construcciones en suelo de naturaleza rústica que sean indispensables para el desarrollo de explotaciones agrícolas, ganaderas o forestales, sin necesidad de que se realice un procedimiento de valoración colectiva general" en aquellos municipios donde no haya habido ninguna revisión desde 2006.

De esta forma, quienes regularicen voluntariamente la información, siguiendo el procedimiento contemplado en la norma, no sufrirán ninguna sanción. Tan sólo abonarán las cuotas pendientes de pago más una tasa de 60 euros.

La incorporación en el Catastro de los bienes inmuebles o la modificación de su descripción surtirán efectos desde el día siguiente al que se produjeron los hechos que origine la incorporación o el cambio.

En los casos en los que la Administración tributaria o la modificación de su descripción surtirán efectos desde el día siguiente al que se produjeron los hechos que origine la incorporación o el cambio.

En los casos en los que la Administración tributaria cuente con datos suficientes y no existan terceros afectados por el procedimiento de inspección, éste podrá iniciarse directamente con la notificación del acta de inspección, en la que se incluirá la propuesta de regularización. El expediente se pondrá de manifiesto a los interesados, para la presentación de alegaciones, durante un plazo de 15 días. Y, transcurrido el plazo, si los interesados no han formulado alegaciones, la propuesta de regularización se convertirá en definitiva.

Suma y sigue la sangría al ya esquilmado contribuyente, al que se le está tocando hueso y no da para más, máxime, cuando vemos un día tras otro en los noticieros, las felonías de la “CASTA POLÍTICA”, que no para de meterle la mano a la caja y que en 30 años de demoniocracia, se han ido pervirtiendo y degenerando, siendo espejo de la sociedad que los mantiene”Un pais  tiene lo que se merece”, con honrosas excepciones que” haberlas haylas”.

Comenzamos un nuevo año, lleno de propósitos e ilusiones; deseando que se corrija la situación y poco a poco vayamos saliendo del agujero; comentándole a un amigo que las tres” D” son los que más están sufriendo en esta crisis, a saber:

  • Desempleados.
  • Divorciados
  • Despilfarradores

Apreciados lectores, este año la reunión del CRS USA de Agentes Inmobiliarios-Realtors,  es en LAS VEGAS, en esta ocasión unos imponderables no me permitieron viajar, no obstante, estuve en el año 2010  y os pego la foto de la visita a la presa HOOVER, en el río Colorado, que divide Arizona y Nevada, que se construyo en  la Gran Depresión, una situación económica muy parecida a la que vivimos en la actualidad. 

Gonzalo García Vázquez

El Catastrazo
Comentarios