domingo 23/1/22

A ver ¿por dónde íbamos? El mes pasado quedamos en que el inglés es hijo de un padre (anglosajón) dominante, que marcó mucho sus orígenes y cuya madre (británica) se refugió en tierras celtas por el mismo caracter fuerte del padre. El niño tuvo una infancia y adolescencia dura, acosado por los matones del instituto (los vikingos), y menospreciado por sus profesores (los normandos). A pesar de todo, nuestro héroe llega a la mayoría de edad en 1362 (lengua oficial), y produce una obra maestra: ‘The Canterbury Tales’.

Desde aquí adelante, el inglés deja de ser víctima de las circunstancias y es señor de su propio destino. Hay mucho recorrido todavía, pero los cambios que le esperan no van a imponer otros. Es verdad que los aires del Renacimiento desde Italia y Holanda dejan huella, pero no es una invasión hostil. Palabras del griego y del latín se implementan con toda conciencia, según el espíritu de la época.

Ya había bastantes palabras introducidas del latín por la Iglesia católica y a través del francés antiguo, pero el interés por las culturas clásicas y la enseñanza de estas lenguas a los hijos de una nueva clase mercantil llevó a la consolidación de muchas más palabras durante el Renacimiento: stadium (estadio), sophisticated (sofisticado), maternal (materno), imaginary (imaginario), enthusiasm (entusiasmo) del latín, y atmosphere (atmósfera), physics (física), acne (acné), gravity (gravedad) del griego, entre muchas más.

De las diferentes raíces tenemos tantos sinónimos, por ejemplo:

sad (anglosajón); morose (francés); depressed (latín); catatonic (griego), change (francés), transformation (latín), metamorphosis (griego).

En esta historia aparece un chico de las provincias que llega a Londres para ser actor y dramaturgo. Antes de volver a su pueblo para morir deja un legado inmortal. Aún si ignoramos cuestiones del arte y la cultura y nos concentramos solo en su influencia sobre el idioma, la figura de Shakespeare sigue siendo enorme.

En una época donde un labrador sin educación hubiera usado una media de 300 palabras al día (perfecto para los expertos de marketing: ‘El inglés en 300 palabras’ ¿Quién se apunta?) y el Viejo Testamento fue escrito con 5.642 palabras , Shakespeare usó unas 15.000 palabras en sus obras, con una originalidad asombrosa. Tanto, que el lector moderno lee frases y palabras que usa en su vida cotidiana que fueron puestos en uso por el bardo:

(You have) A Heart of Gold – (Tienes) un buen corazón.

(Your) Flesh and Blood – (Tus) Parientes.

The World’s your (my) Oyster – El mundo está en tus (mis) manos.

With Bated Breath – Con el aliento entrecortado (con gran expectación).

Gossip – Cotilla / Cotillear.

Gloomy – Triste, sombrío, pesimista.

Fashionable – De moda.

Majestic – Majestuoso ...

¿Te gusta la canción de "Cruel to be kind?" Igual algo más heavy – "Where Eagles Dare" por Iron Maiden. Incluso los aficionados del fútbol sin ni idea de inglés sabrán lo que es el ‘Fair Play’. Todas son referencias a Shakespeare, que están en la cultura popular diariamente. Aparte de eso, llamando a una persona ‘Lady Macbeth’ (una mujer ambiciosa y sin escrúpulos, capaz de cualquier cosa para conseguir lo que quiere), ‘Othello’ (noble, pero traicionado por los celos) ‘Hamlet’ (angustiado e indeciso), o Romeo (en la historia, fiel hasta la muerte. En el sentido moderno más bien lo contrario) ya dices todo a un inglés hablante, aunque no haya leído nunca al dramaturgo. Hasta ‘Shakesperean’ es un adjetivo favorito usado por la prensa para denominar la caída de una figura importante (¿Lance Armstrong nos vale? ¿Richard Nixon?).

Aunque un estudiante inglés hablante tendría que concentrarse para descifrar el lenguaje de Shakespeare debido a su estilo poético, es indudablemente el mismo inglés que usamos hoy. Para demostrarlo, vamos a comparar 3 textos: ‘Beowulf’, el poema épico más largo del inglés antiguo, antes de la invasión Normanda (siglo XI); ‘The Canterbury Tales’ (1392) y ‘Macbeth’ de Shakespeare (1606).

Beowulf (circa año 1000)

"eahtodan eorlscipe ond his ellenweorc duguðum demdon, swa hit gedefe bið þæt mon his winedryhten wordum herge,

ferhðum freoge, þonne he forð scile of lichaman læded weorðan".

Ahora el segundo ejemplo – La mujer de Bath es el miembro más escandaloso del grupo que hace peregrinaje hacia Canterbury y una de las primeras feministas de la literatura.

The Wife of Bath’s Tale (1392)

Whan that my fourthe housbonde was on beere, I weep algate, and made sory cheere, As wyves mooten, for it is usage- And with my coverchief covered my visage;

But for that I was purveyed of a make, I wepte but smal, and that I undertake.

Macbeth (1606)

Tomorrow, and tomorrow, and tomorrow, Creeps in this petty pace from day to day. To the last syllable of recorded time, and all our yesterdays have lighted fools

The way to dusty death. Out, out, brief candle! Life’s but a walking shadow, a poor player. That struts and frets his hour upon the stage

And then is heard no more.

It is a tale told by an idiot, full of sound and fury, Signifying nothing.

Macbeth acaba de oír que su mujer, a la que quiere con locura, se ha quitado la vida. Me encanta esta escena. Como ves, casi no hay cambio de ortografía entre la época de Shakespeare y la nuestra. Lo que es interesante es que el debate que hay en las aulas hoy, sobre la discrepancia entre la palabra escrita y hablada, también existía en esa época.

Lee lo que dijo Holofernes en la obra de Shakespeare ‘Love’s Labour Lost’ (Trabajos de amor perdidos): "Detesto a esos fanáticos caprichosos, a esos tipos insociables y de extraordinaria precisión; a esos verdugos de la ortografía, que pronuncian a pedacitos, por ejemplo, dout en lugar de doubt; det, en vez de debt, d, e, b, t, y no d, e, t; que por calf dicen cauf, por half, hauf; que a neighbour «vocatur» nebour, y que abrevian neigh en ne. Es «abhominable» (ellos articularían «abominable»). ¡Esto me trae loco! Anne intelligis, domine? ¡Es para volverse frenético, lunático!"

O sea: ‘Si se escribe ‘debt’ ¿porqué narices no se pronuncia la ‘B’, o la ‘L’ en ‘half’? ¿Y porqué ‘neighbour’ se pronuncia ‘nei-ba’?’ este es el día a día de cualquier profesor de inglés.

Pero antes de entusiasmarte demasiado, no creas que Shakespeare simpatizaba con este argumento – lo puso en boca de un hombre desagradable y arrogante, que se creía superior a los demás en inteligencia y en estudios. ‘Pedant’ le llamó (otra palabra que puso en servicio).

Shakespeare vivía en medio de un periodo (aprox. 1350-1700) de lo que se llama ‘The Great Vowel Shift’ en inglés (el gran desplazamiento vocálico) que básicamente cambió mucho el sonido del inglés. La palabra ‘sheep’ tenía el sonido de ‘shape’. La palabra ‘bite’ se pronunciaba ‘beet’, y ‘boot’ se oye así: ‘boat’. Si vas a mi página te dejo un soneto de Shakespeare como se pronunciaría en su día, para que escuches el sonido.

Mi relato aún no acaba. Si no puedes esperar, ve a mi blog en profesornativogratis.com

|Jonathan Olliffe

HISTORIA DE LA LENGUA INGLESA II PARTE
Comentarios