jueves. 30.06.2022

ejercicioSiendo febrero el mes de San Valentín, creo que es un buen momento para hablar de amor y decepciones...

Cuando llegué por primera vez a vivir en España a los 20 años, tuve que hacer un reajuste radical de mis expectativas sobre la vida cotidiana de lo ‘Spanish’. Me acuerdo que uno de las primeras sorpresas fue ver a la gente trabajar hasta las ocho o nueve en las oficinas y las tiendas, en lugar de estar bailando y tocando la guitarra en la calle. Eso fue bastante decepcionante, por supuesto. Hay mucho que añadir a esa lista de mis mitos rotos - Los españoles (los que he conocido, claro, todos los demás igual sí) no llegan tan tarde, ni conducen tan mal (mis hermanos conducen bastante peor, y mi tía también). Lo más increíble es que hay nieve - ¡nieve! - durante el invierno en muchas partes del país. ¡Si lo supieran los ingleses de la Costa del Sol!

Por otro lado, los españoles sí mueven mucho las manos al hablar (algunos), intentan saltarse la cola (muchos), hablan muy alto (la mayoría) y les gustan los bares y las terrazas (todos).

El tema de lo que voy a hablar hoy es también algo que ha resultado ser acertado.

Siempre había pensado que los jóvenes en España vivían con sus padres hasta casarse, y en eso no me sorprendí al llegar. Lo más normal en la Inglaterra de mi época era salir de casa para ir a la universidad y solo volver para las vacaciones, para luego entrar directamente al mercado de trabajo, mientras alquilas o compartes casa.

Cuando llegué aquí noté que la mayoría de los jóvenes no se habían emancipado, pero es interesante notar que cada vez hay más jóvenes que viven con sus padres también en el Reino Unido. Entre 1996 y 2013 el número ha subido un 25% aunque todavía queda lejos del Reino Unido donde un 51% de los jóvenes de 20-24 años vivían fuera de casa. En España solo el 7,2% de jóvenes entre 16 y 24 años se habían independizado (25-29 años = 40%).

No es coincidencia: si no hay trabajo, no se puede hacer vida propia, ni aquí ni allá, y en casa de los padres es más difícil que llegue el amor, o por lo menos que se consolide. Más cifras: la edad media de casarse en el Reino Unido es 32, y en España 37 (ellos) y 34 (ellas), cada vez más tarde.

¿Y porque hablo de eso? Pues, porque San Valentín y además, os dejo un ejercicio sobre relaciones, usando los temidos (y muy comunes) Phrasal Verbs. Tienes que elegir 4 Phrasal Verbs que significan lo mismo que una palabra o frase en cada sección. Las respuestas están en mi página: profesornativogratis.com/aprende-40-phrasal-verbs/.

En la página podéis encontrar más ejercicios) www. profesornativogratis.com

PROFESOR NATIVO GRATIS: Happy Valentine’s Day
Comentarios