martes. 18.06.2024

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia  que cuenta, con la colaboración de la Junta de Castilla y León destinará una inversión de 6,4 millones de euros que ha sido firmada por el alcalde de León, José Antonio Diez y la ministra de Vivienda y Agenda Urbana, Isabel Rodríguez, les acompañó el consejero de Medioambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León Juan Carlos Suárez Quiñones. Las actuaciones de rehabilitación afectarán al área norte de la ciudad y supondrá, indicó el alcalde, fondos esenciales para la reparación, rehabilitación y mejora de la eficiencia energética de viviendas en esta zona. También está prevista la regeneración del medio urbano y la renovación de equipamientos.

Diez precisó la importancia de estos fondos que se suman a los fondos Feder de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado, Edusi León Norte, que en los últimos años ha modificado y mejorado esta área con necesidades especiales.

Área funcional León Norte

La inversión prevista ahora está dirigida a la rehabilitación de vivienda en los barrios incluidos en esta área funcional León Norte, y que son San Mamés, La Inmaculada, Cantamilanos, Asunción, San Esteban y Las Ventas, dentro de una misma área funcional que cuenta con 14.445 viviendas y algo más de 27.000 habitantes. En su conjunto son 226 hectáreas y un radio de actuación de un kilómetro.

El Ayuntamiento de León preparó –hace ya dos años- un proyecto que contempla la rehabilitación de estas 250 viviendas en la zona norte en el marco de los proyectos ERRP, Entorno Residencial de Rehabilitación Programada con cargo a los presupuestos de cinco años y el mismo periodo de ejecución de las obras y los proyectos de inversión, que se canalizarían a través del Ilruv.  

Un área designada por la antigüedad del parque de viviendas, la tasa de envejecimiento de la población, la tasa de paro y la pérdida de población,  factores que hacen que nos encontremos ante un área especialmente vulnerable de la ciudad social, urbanística y económicamente, explicó el alcalde.

El objetivo del proyecto es adecuar las viviendas en accesibilidad y habitabilidad, reformar los edificios más degradados de esa zona, mejorar la eficiencia energética de los edificios, adecuar los espacios exteriores, con el fin final de mejorar las condiciones de vida de los residentes y reducir el consumo energético, el gasto y la contaminación.

De hecho se estima un ahorro del 65% con la eficiencia energética y una reducción del 40% de las emisiones contaminantes, según los primeros informes técnicos.

Los fondos europeos para estas actuaciones de adecuación de inmuebles ascienden a 6,4 millones de euros. La cuantía más importante corresponde a la rehabilitación de viviendas contando con una aportación por parte de las administraciones con cargo a los Fondos Next Generation.

La gestión y las intervenciones en espacios exteriores conllevarán diferentes partidas de inversiones.

En las viviendas se podrán realizar actuaciones como aislamiento de la envolvente, de la cubierta, sustitución de carpintería, aislamiento, instalación de paneles fotovoltáicos, instalación de sistemas de detección de presencia para reducir la factura eléctrica, sustitución de luminarias y de calderas de combustible en el ámbito de la mejora de la eficiencia energética, consiguiendo con todas las actuaciones reducir hasta en un 60% el consumo de energía primaria no renovable.

Se prevé mejorar la accesibilidad con actuaciones de adecuación de accesos, zonas comunes y escaleras, instalación de ascensores, creación de rampas e instalación de salva escaleras. En cuanto a la habitabilidad, se prevé subvencionar la reparación de humedades e impermeabilizaciones, entre otras actuaciones.

El alcalde de León firma un programa de rehabilitación urbana en el área norte de la...