viernes. 24.05.2024

Aparcamientos disuasorios:

En cuanto al último proyecto presentado, desde Podemos e Izquierda Unida, muestran su rechazo, puesto que no es una zona adecuada para ello por varias razones. La zona no cuenta con un verdadero aparcamiento disuasorio, puesto que los existentes son de gestión privada y de pago, perteneciendo a la O.R.A. su aprovechamiento. Además, según declaran desde las organizaciones “es una zona con bastante tráfico ya en la actualidad, y tampoco cuenta con buenos accesos desde los pueblos.”

Marquesinas:

Nael Blanco y Carmen Franganillo declaran que “Desde el Ayuntamiento pretenden hacernos creer también que las marquesinas proyectadas en la zona del intercambiador harán la zona más “amable”, porque aportan sombra, mientras es evidente que a la zona lo que le hace falta es arbolado, bancos y fuentes y le sobra cemento. Pasar por esa zona tanto en invierno como en verano es desolador.” Para la coalición, “El intercambiador sólo aumentará la afluencia del tráfico en la zona.” “Pensamos que desde el Consistorio no tienen un proyecto de ciudad y actúan a golpe de ocurrencia. Por supuesto que son necesarias ese tipo de marquesinas en la ciudad, y modernizar el sistema o poner a funcionar las dotaciones de las que ya disponemos, pero esa no es la mejor zona para un intercambiador de autobuses. Está claro que quien lo haya pensado no utiliza el transporte público.”, exponen.

Da la impresión de que, tras el rechazo de la ciudadanía a las marquesinas en la estación de trenes, por ser considerada “una chapuza”, están buscando una fórmula para ponerlas en cualquier sitio, “no entendemos con qué propósito”.

Proyecto de Zonas de bajas emisiones y equidad en la movilidad:

Para las dos organizaciones, el Ayuntamiento de León “no tiene un proyecto amplio, integrador de la movilidad, e intenta trabajar con los fondos europeos, pero sin saber cómo aprovecharlos para el bienestar de las y los leoneses, un proyecto que aporte de verdad a la ciudad y piense en ella como un conjunto vivo. En la ciudad necesitamos mejorar la red de autobuses urbanos y mancomunar el servicio, con un modelo de gestión directa. Todo ello debería formar parte de los proyectos para realizar zonas de bajas emisiones, pero siempre pensando en las personas que tienen que moverse, porque de otro modo, habrá ciudadanos de primera y de segunda.

Para finalizar, desde las organizaciones de izquierdas piden al Ayuntamiento que trabaje con un “proyecto serio” y “empiece por reunirse con los propios trabajadores de los autobuses urbanos y la ciudadanía para obtener ideas con las que trabajar”, y que tengan en cuenta que “lo primero es tener un buen servicio de autobuses”, con mayor frecuencia y horario, desde lo público, fomentando también el uso de bicicletas y de patinetes, pero “de forma segura”. “Para mejorar la conectividad de la ciudad hay que pensar en un plan integral a largo plazo y dejar de realizar parches y propuestas electoralistas.”, sentencian.

La coalición de izquierdas tacha de ocurrencia el proyecto de Díez de un intercambiador...