martes. 18.06.2024

La reciente normativa relacionada con las terrazas ha sido el punto de inflexión que ha despertado la crítica de la formación política.

Según Carmen Franganillo, coordinadora local de Izquierda Unida en León, la normativa municipal sobre terrazas revela una clara intención de privatizar zonas que deberían ser de acceso público para el disfrute de todos los ciudadanos. Esta política, apoyada por otros grupos municipales, genera desigualdades según los barrios y favorece a unos pocos establecimientos en detrimento del bienestar comunitario.

Franganillo denuncia la falta de oposición a estas privatizaciones tanto en el Pleno del Ayuntamiento como por parte de otros agentes sociales. La negociación con representantes de la hostelería ha sido señalada como una muestra de trato preferencial hacia ciertos establecimientos, permitiendo ocupaciones desproporcionadas de calzadas y plazas. Esta situación, según Izquierda Unida, no solo perjudica a negocios no vinculados a la hostelería, sino que también afecta a la ciudadanía al ceder territorio público para beneficio de unos pocos.

Izquierda Unida señala que esta tendencia privatizadora no se limita a las terrazas, sino que se extiende a servicios esenciales como el aparcamiento subterráneo de Santo Domingo, el transporte público a cargo de ALSA, y otros servicios como el tanatorio, cementerio, ayuda a domicilio, catering, agua, jardines, entre otros. Además, critican el intento de privatización de la Residencia geriátrica Virgen del Camino, actualmente en manos públicas.

La formación política exige una revisión urgente de estas políticas privatizadoras y un compromiso real con el bienestar de todos los ciudadanos por parte del Ayuntamiento de León.

Izquierda Unida denuncia la privatización de servicios y espacios públicos impulsada...