jueves. 30.05.2024

Carmen Franganillo, coordinadora local y coordinadora del área de salud de la organización en Castilla y León, explicó que durante toda la temporada navideña, los habitantes de León tuvieron dificultades para obtener una simple cita con su médico de atención primaria, con esperas de hasta quince días. La aplicación del SACYL los derivaba directamente a la atención del área administrativa, desde donde devolvían la llamada aproximadamente 24 horas después. El personal administrativo, no preparado para cribados de urgencias, dirigía a las personas a diversos servicios, intentando organizar el "caos" causado por la falta de personal médico y la saturación del sistema informático.

Franganillo enfatizó el papel crucial de la atención primaria para evitar la saturación de las salas de emergencias, optimizar la gestión de recursos y garantizar una mejor atención al paciente. Afirmó que la saturación de la atención primaria conlleva graves problemas de salud para la población en general.

Además, en el CAULE (Hospital Clínico Universitario de León), la falta de sustituciones de personal y el caos proveniente de la atención primaria, junto con un aumento significativo de las enfermedades típicas de la temporada, ha colapsado las urgencias. A esto se suma el bloqueo de acceso a los registros de pacientes en los sistemas informáticos durante al menos una semana, complicando aún más el trabajo del personal, que tuvo que establecer un protocolo alternativo para el acceso.

Izquierda Unida denuncia que todos estos problemas se deben a una "falta de previsión", ya que el aumento de casos de virus respiratorios en esta época del año "no debería sorprender a nadie; ocurre todos los años". Critican tanto a las gerencias del área de salud como, especialmente, al departamento de salud de Castilla y León por su incapacidad para abordar esta contingencia anual.

"La falta de inversiones en la sanidad pública, junto con un gasto mal articulado, desviando hacia el sector privado o invirtiendo en edificios inútiles sin personal ni recursos suficientes, hace que León se enfrente cada año a la falta de camas en el hospital en estas fechas, al hacinamiento en las salas de urgencias y a una atención ineficiente. A la larga, esto genera dos problemas distintos: mayor mortalidad y un aumento de los gastos y la gravedad de las enfermedades, ya que se debe atender a los pacientes en un estado más crítico, al no haber recibido un tratamiento adecuado en la atención primaria", señala Izquierda Unida.

También critican que la Junta de Castilla y León no haya logrado aprobar nuevos presupuestos que aborden las necesidades reales de la sanidad en 2024. Argumentan que la evidente crisis en la gobernabilidad de la Junta afecta negativamente a toda la población.

En conclusión, Izquierda Unida insta a las autoridades sanitarias a tomar medidas para fortalecer la sanidad pública e implementar mecanismos para contener epidemias estacionales como la gripe; mecanismos que estuvieron presentes durante la pandemia de COVID-19 pero que parecen haber sido olvidados demasiado pronto. Como referencia, destacan que la gripe causó la muerte de 1018 personas en España en 2022.

Izquierda Unida expone la caótica situación de la sanidad en el área de León"