jueves. 25.07.2024

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha exigido al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones una política migratoria coordinada e informada, tras el conocimiento de que un grupo de inmigrantes procedente de Canarias será reubicado en un hotel de la localidad de Villarrodrigo de las Regueras (León). Una noticia que, a pesar de no ser la primera vez que sucede, ha sorprendido a la Junta de Castilla y León, ya que no ha llegado en forma de comunicación oficial desde el Gobierno central, sino mediante publicaciones en prensa.

Al igual que sucedió con el realojo de inmigrantes, también procedentes de la comunidad canaria, en el Hotel Balneario Palacio de las Salinas, en Medina del Campo (Valladolid) en octubre de 2023, el Ejecutivo autonómico no ha sido informado directamente por el Ministerio competente. En aquel caso, la Junta tuvo conocimiento cuando ya estaban en territorio castellano y leonés. Ahora, ante este anuncio, tampoco ha sido informada.

Por ello, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, cuya área desarrolla políticas tanto de integración como de infancia —cuestión a destacar ante la posibilidad de que pueda llegar algún menor—, ha reclamado al Gobierno ya no sólo la coordinación de la distribución de inmigrantes en las comunidades autónomas, sino un mínimo de información y de lealtad institucional.

Además, ha señalado que el Ejecutivo estatal se pone de perfil en su obligación de comunicación y coordinación con las comunidades autónomas y descargando esta labor en las entidades del Tercer Sector de Acción Social, ya que, sin previo aviso, procede al traslado de inmigrantes a territorio de la Comunidad para que una entidad de carácter social, como es la orden hospitalaria de San Juan de Dios, se haga cargo de manera directa de estas personas.

Isabel Blanco ha reiterado que Castilla y León es tierra de acogida y solidaria y va a continuar siéndolo, lo cual ha venido demostrando ante las graves crisis migratorias de los últimos años, tales como la de Ucrania, Afganistán y la constante llegada de migrantes a Canarias. La respuesta de la Comunidad ha sido, en cada una de estas situaciones, la de recibir y atender a estas personas, que precisan de asistencia a muchos niveles.

Además, ante la posibilidad de que en el grupo de los recién llegados pueda haber algún menor de edad no acompañado y, por tanto, deba estar bajo la tutela de la Administración autonómica, la Junta de Castilla y León precisa estar informada de todas las cuestiones relativas al traslado, con el mero objetivo de abordar la situación y dar respuesta eficaz e inmediata a los problemas.

La Junta exige coordinación y transparencia tras enterarse de la llegada de inmigrantes...