lunes. 17.06.2024

El Ayuntamiento de León, a través de la Concejalía de Desarrollo Urbano, comenzó el pasado 9 de octubre las obras de urbanización de la vía de penetración norte. Desde entonces los trabajos avanzan y con ello la obra va ganando terreno, lo que conlleva nuevas modificaciones de tráfico en la zona del Espolón. A partir del lunes 6 de noviembre comenzará la ejecución de la segunda fase del proyecto de urbanización de los nuevos viales y será a partir de este día cuando la calle Espejo se reabra al tráfico rodado, lo que hará que desaparezca el giro alternativo que se había habilitado en la plaza San Lorenzo.

Ahora se podrá cruzar de nuevo a través de la calle Espejo a la calle San Juan de la Cruz. Asimismo, la reordenación del tráfico en la zona conllevará la habilitación un tramo de doble sentido en la calle Santa Teresa, entre las calles San Mauricio y Monja Etheria. Con ello, y el cambio de sentido de la circulación en la calle San Mauricio, los conductores tendrán un nuevo acceso a la calle La Palomera.

Esta segunda fase de las obras conlleva intervenir en una mayor superficie, pero en todo caso conforme los trabajos avancen se irá modificando la circulación con el fin de minimizar el impacto en el tráfico rodado de la zona. Ahora los trabajos avanzan en la calle La Palomera y posteriormente lo harán en las calles Fernando I y Alfonso El Justiciero, de lo cual se avisará a la ciudadanía puntualmente.

Proyecto completo

Las obras proyectadas al completo afectan a las calles Fernando I, Alfonso el Justiciero y un tramo de la calle Palomera, así como los entronques con las calles Séneca, Cuchilleros, Felipe II y Pelayuelo y Perales. Estas actuaciones permitirán crear una nueva vía para el tráfico rodado que anteriormente circulaba por la calle Carreras y la avenida Los Cubos, hoy ya peatonalizadas. La intervención está incluida en el Plan EDUSI León Norte, por lo que está cofinanciada con fondos Feder. La adjudicataria de las obras ha sido la empresa Avan Integral SL por un importe de 1,5 millones de euros (IVA incluido).

La nueva calle resultante tras las obras contará con dos carriles de tres metros y medio de ancho, uno para cada sentido de la circulación, y un vial auxiliar con 27 plazas de aparcamientos. Los trabajos que se llevarán a cabo pasan inicialmente por la demolición de los pavimentos existentes en el área objeto del proyecto así como el saneo de la antigua zona ocupada por los terrenos expropiados. Las obras se aprovecharán para renovar la red de saneamiento y abastecimiento así como para habilitar nuevas canalizaciones para la red de energía eléctrica, de gas y telecomunicaciones. La actuación se completa con la instalación de nuevas luminarias, señalización y mobiliario urbano.

Reordenación del tráfico con motivo de las obras de la vía de penetración norte