domingo 23/1/22

Puedo acordarme perfectamente de la primera vez que fui consciente de la música de Cesaria Evora. Fue durante un viaje en coche, un atardecer de septiembre y rodeado de un paisaje muy similar al que yo imagino que tienen las islas de Cabo Verde.

“La reina de la morna" fue primero “la reina de los pies descalzos", un alegato a sus pobres orígenes y a los de, en general, todos sus compatriotas.Las canciones se sucedían con una cadencia difícil de explicar. Por un lado sentía que era una música lenta, pesada e incluso melancólica. Pero, al mismo tiempo, esos sonidos y esa voz me hacían sentir lleno de esperanza, me reconfortaban y parecían empujarme hacia la actividad. Era como si estuvieran jugando con mis dos impulsos más primarios. El de la muerte y el de la vida.

¿Qué disco será este? Pensé al mismo tiempo que agarraba el CD situado al lado del cambio de marchas.

Cuando miré la portada me encontré con mujer grande y negra. Con el pelo muy corto y vestida únicamente con una llamativa túnica: Cesária Évora.

Esta caboverdiana (1941-2011) llevaba en su música todo el carácter y el sufrimiento de su pueblo.

La verdad es que vale la pena investigar un poco la tradición musical de estas islas en las que se mezclan ritmos portugueses, africanos, brasileños y antillanos.

La morna es, sin duda, el género más conocido internacionalmente del archipiélago y fue popularizado por su “reina” Cesária Évora .

Resultaba curioso ver a esta africana encima del escenario. Ella, que luchó contra su alcoholismo durante años, siempre hacía una pausa en medio de sus conciertos para saborear una buena copita y darle unas caladas a un cigarro. Lo que a mis ojos la convertía en algo así como un bluesman femenino que en vez de haberse criado en Texas o Nuevo México lo había hecho en pleno océano Atlántico.

A pesar de la diferencia tan radical de contexto entre la pradera americana y la exuberancia natural africana, las historias narradas por esta mujer desprenden la misma fuerza y sensación de lucha que las de las buenas canciones de blues. De hecho, “la reina de la morna" fue primero “la reina de los pies descalzos", un alegato a sus pobres orígenes y a los de, en general, todos sus compatriotas.

Pasó desapercibida para el gran público hasta casi los 50 años. Vivió también en París y hoy es reconocida como una de la grandes voces de la World music.

Grande, negra, con orígenes muy humildes, alcohólica, fumadora, con una trayectoria que se valora pasados muchos años e incluso en la vejez… narradora de historias llenas de sufrimiento y al mismo tiempo esperanza. Melancolía…Puro blues.

Estos son algunos de los mejores discos:

Miss Perfumado’ (1992)

Cesária Évora Anthology

Club Sodade

Live in París (DVD).

|From dub to dub productions.

[email protected]

Facebook: https://www.facebook.com/fromdubtodub/

Cesária Évora, una "blúeses" de las islas de Cabo Verde
Comentarios