martes. 25.06.2024

A día de hoy, los embalses alcanzan el 48,5% de su capacidad total, registrando un incremento de 109 hm3 en la última semana y superando en casi quince puntos porcentuales los niveles del mismo periodo del año pasado. Este dato también se sitúa seis puntos por encima de la media de la última década, destacando el papel clave de las precipitaciones, especialmente intensas en el oeste de la cuenca.

Entre los embalses con notables incrementos, se encuentran los sistemas Carrión, Tormes y Tuerto, con subidas extraordinarias. El sistema Pisuerga, por su parte, está en fase de recuperación después de varios años con reservas significativamente bajas, mostrando un aumento del casi 8 hm3 en la última semana.

Las lluvias generalizadas han propiciado una recuperación en toda la cuenca, reflejándose positivamente en el sistema Esla, con los embalses de Porma y Riaño alcanzando el 35,6% y el 38% de su capacidad, respectivamente.

Otros sistemas, como Órbigo, Arlanzón, Alto Duero, Riaza, Adaja y Águeda, también reportan niveles de embalse superiores a lo habitual para esta época del año, contribuyendo a un panorama alentador.

Este auspicioso comienzo de año hidrológico se suma al cierre positivo del periodo anterior, donde las precipitaciones y el descenso de las temperaturas en septiembre permitieron un descenso significativo en las demandas asociadas a los embalses. A pesar de una primavera desafiante, todos los sistemas de explotación lograron superar los objetivos de reservas marcados previamente para septiembre de 2023.

Para obtener información detallada sobre la situación de los principales embalses de la cuenca del Duero, gestionados por la Confederación Hidrográfica del Duero, se puede acceder a: Sitio web de la CHD. También puedes seguir las actualizaciones en Twitter: @chd_duero.

El año hidrológico promete niveles de reserva óptimos en los embalses del Duero