martes 30/11/21

El presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, ha visitado este viernes la Diputación de Lugo para reunirse con su homólogo lucense, José Tomé Roca, y con los diputados Pablo Rivera y Pilar García. El objetivo de la visita institucional ha sido estrechar lazos para establecer posibles marcos de colaboración en competencias compartidas.

Los presidentes de sendas diputaciones han decidido unir esfuerzos en un frente común para solicitar fondos europeos que destinarán al arreglo de las carreteras de titularidad provincial de los municipios que cuentan con menos población. Igualmente, el encuentro ha servido para establecer posibles áreas de trabajo conjunto en otras competencias compartidas por ambas instituciones, motivadas por la situación limítrofe de León y Lugo, como la colaboración para atender incidencias de nieve o para la prevención y extinción de incendios. “Hay un servicio que en esta provincia funciona de manera excepcional, el de extinción de incendios, y que en mi provincia estamos poniendo en marcha y esperamos poder tenerlo a lo largo del próximo verano; ahí también entraremos en colaboración con los territorios más cercanos en los que casi no se puede marcar la línea que nos separa”, ha expuesto Morán.

El presidente de la institución provincial leonesa ha recalcado que la obligación de ambos “es pelear para que los fondos europeos lleguen al territorio rural para recuperar nuestros pueblos, para hacerles avanzar y para que todos los servicios lleguen con la misma calidad que llegan a las ciudades”.

Por otra parte, Morán y Tomé han abordado asuntos como la situación de las infraestructuras viarias y ferroviarias que ya están en marcha y que llevan consigo una mejora de las comunicaciones entre ambas provincias y, por lo tanto, de la competitividad de los dos territorios, tal y como han destacado. Es el caso, señalaban, de la A-76, Ponferrada-Ourense, o del Corredor Atlántico, que “tras el parón que varios gobiernos del PP impusieron, vuelve a ser una prioridad para el actual Ejecutivo nacional”, tal y como incidió el mandatario provincial lucense.

Morán ha señalado que las provincias de interior sufren el problema de la despoblación, y ha admitido que, aunque “es muy difícil reconducir esta situación, debemos al menos intentar día a día que no se vaya la gente de los pueblos”, y en ese día a día, ha dicho, “vamos a estar trabajando en conjunto”.

Ambos dirigentes destacaban que los dos territorios comparten retos y oportunidades comunes, y que la relación entre ambas instituciones provinciales es fluida y cordial, y que está marcada por el deseo de trabajar en beneficio de la ciudadanía y de estar a la altura de las buenas relaciones de vecindad que Galicia y León han mantenido a lo largo de la historia.

El presidente de la Diputación de León estrecha lazos con su homólogo en Lugo
Comentarios