jueves. 30.05.2024

                                                                   Los tiempos están cambiando                                                     Benito Álvarez González

 

Los tiempos están cambiando ( The times are a change). Este es el título de una canción de Bob Dylan, publicada en 1964, que causó enorme impacto durante aquellos años la canción era un grito a los padres y madres, a congresistas y senadores para que aceptaran los cambios que se estaban produciendo en la sociedad ante el empuje de las nuevas generaciones. Ya se había desencadenado una gran tormenta y el que no estuviera dispuesto a salir nadando se hundiría en el fondo como una piedra, venía a decir Dylan.

La convocatoria de las elecciones municipales y publicación de las candidaturas me trae a la memoria las elecciones municipales de 1983. Los tiempos habían cambiado y principalmente en la Cepeda Alta, los problemas propios de los años 50 seguían sin resolverse; pueblos sin teléfono público, calles sin asfaltar, ausencia de alcantarillado, sin alumbrado público, varias carreteras de la comarca sin asfaltar, una deficiente electrificación, etc. Ante esta situación, un grupo de jóvenes decidimos presentar listas por PSOE en los ayuntamientos de la Cepeda Alta, Quintana y Villagatón.  Las dos listas obtuvieron la mayoría absoluta mientras que las candidaturas de AP- PDP-UL , se fueron al fondo como una piedra.

Las nuevas corporaciones se pusieron a trabajar con la ilusión y el empuje de los deportistas acostumbrados a nadar a contracorriente en aguas turbulentas. Así los recoge Canor en su libro "Mi vida y más historias de mi pueblo": “Teníamos gente joven y con ilusión. Íbamos de reunión en reunión, de oficina en oficina, corriendo nosotros con los gastos del dinero y tirando de nuestro tiempo”.

El apoyo institucional fue decisivo. El 20 de junio de 1984 el Consejo de ministros aprobó la Declaración de Comarca de Acción Especial de Maragatería y Cepeda. Esto supuso una aportación de fondos de unos 1500 millones de pesetas anuales, por parte del Estado y la Diputación Provincial para servicios e infraestructuras. Las instituciones corrían con el 90% de los costes lo que permitió a los vecinos el poder hacer frente a los desembolsos destinados a costear las obras.

En mayo de 1985 La Junta constituyó la Mancomunidad de la Cepeda Alta a la que posteriormente se unieron el resto de ayuntamientos de la Cepeda. La Mancomunidad, la primera constituida en la provincia de León, se dotó de un camión de recogida de basuras y de otro camión autobomba que suponía un medio de intervención rápida en caso de incendio y una ayuda inestimable para despejar las carreteras de nieve en tiempo de invierno.

En 1983 se recuperó la fiesta del patrón, ahora llamada fiesta de la Cepeda, que se celebraba en Palaciosmil y que hacía algunos años que se había dejado de celebrar. Organizamos la fiesta pocas personas y con pocos medios, pero a ella asistieron unas cuatro mil personas, entre las cuales estaban una cincuentena de los habitantes de Oliegos que vinieron desde Foncastín en autocar. Es difícil de borrar las muestras de agradecimiento por nuestra invitación y la emoción que sentían al volver a pisar la tierra que dejaron atrás en 1944 y que la mayoría de ellos no habían vuelto a visitar.

Pero vayamos a los tiempos actuales. El pasado 26 de abril se publicaban las candidaturas a los ayuntamientos. No me sorprende que, al Ayuntamiento de Quintana del Castillo, con una población de apenas 700 habitantes concurran cuatro listas. Lo sorprendente es que dos de estas candidaturas (Vox y PP) no lleven ninguna mujer entre los titulares. Bien es verdad que la ley de Régimen Electoral General (REG) no exige la paridad en las listas de municipios de menos de 3000 habitantes, pero para la mentalidad de alguna, cuesta reconocer que hombres y mujeres tienen los mismos derechos y que las generaciones jóvenes de mujeres tienen igual formación que los hombres. Por lo tanto, excluirlas de los órganos de participación supone prescindir de la mitad del talento de la sociedad. Habría que repetir machaconamente como lo hacía Dylan en los años 60 que los tiempos están cambiando.

El partido socialista ha cogido el guante y presenta una lista cremallera encabezada por Cecilia Rodríguez, la única mujer en la corporación anterior. De ganar las elecciones sería la primera alcaldesa en la historia del ayuntamiento. Hecho que tampoco debiera sorprender porque la mayoría de los ayuntamientos de la Cepeda ya están regidos por mujeres.  Pero la fuerza de la candidatura socialista no radica solo en que sea una lista paritaria, sino que la lista está formada por gente preparada y con ganas de trabajar para resolver los problemas del municipio

Han tenido el detalle de enviarme el programa que he leído con atención. De forma resumida podríamos decir que sus prioridades se centran en:

- Subsanar el deficiente servicio de las telecomunicaciones. Son frecuente los apagones y/ o la falta de calidad de la comunicación. Este problema, común a otros ayuntamientos de la Cepeda, es de capital importancia para el servicio diario de los usuarios, el desarrollo económico y fijar la población que teletrabaja.

- La reforma de las carreteras de Palazuelo a San Feliz de las Lavanderas y de Castro a Carrizo debiera ser un tema en el que la corporación salida de las urnas volcará sus esfuerzos para que la Diputación Provincial, que tiene previsto ejecutar de forma inmediata la reforma de 6,2 kms de Palazuelo a Quintanilla, ejecute el resto del trazado cuanto antes.

-  Completar el asfaltado de las calles de algunos pueblos, que todavía están sin asfaltar, acondicionar espacios de ocio o reunión, o hacer accesibles los servicios situados en edificios públicos cuya accesibilidad está imposible para personas con movilidad reducida.

- En el tema del agua recoge el programa la regularización del suministro de agua de boca y la limpieza de las fosas sépticas. En tiempos de sequía no es un tema menor el uso que se haga de este recurso limitado.

-El turismo rural lleva años creciendo en toda España. En el municipio de Quintana del Castillo había cuatro casas rurales en estos momentos hay tres. En mi opinión el turismo rural en la Cepeda tiene mucho más recorrido. El espectáculo de colores durante la primavera y el otoño no está suficientemente difundido. El ayuntamiento puede jugar un papel importante apoyando iniciativas como el diseño de rutas y la elaboración de folletos que sirvan para que los residentes tengan un mayor conocimiento del territorio y sirvan para dar una mayor difusión entre posibles visitantes.

- El tema del fuego es un tema que preocupa cada vez más. Con la subida de las temperaturas y la escasez de lluvias el fuego se ha convertido en una de las mayores amenazas para el mundo rural.

Los incendios no son un problema ajeno a nuestra comarca. Está todavía reciente el incendio que en julio de 2015 arrasó más de 2000 hectáreas de la Sierra de Quintana. Habría que exigirle a la Junta que, al menos una parte, del personal de las brigadas contra incendios estuviera contratada todo el año para hacer trabajos de mantenimiento y prevención. Ya lo dice el refrán; “que es mejor prevenir que curar”.

Es una buena idea que la candidatura socialista haya incluido en su programa la señalización de las bocas contra incendios

He podido comprobar que en alguna ocasión casi nadie sabía dónde estaban las mangueras por lo que sería conveniente que los ayuntamientos o juntas vecinales organizaran simulacros de incendios e informaran a la población de cómo tiene que actuar en caso de que se produzca un incendio en el monte o en el casco del pueblo.

Por último y a modo de sugerencia, los ayuntamientos de las zonas rurales, al igual que particulares y empresas tienen derechos a las subvenciones de los fondos europeos Next Generation, principalmente para temas relacionados con el turismo, comercio, energías renovables, digitalización. etc. Tendrían que emplearse a fondo, aunque tengan que buscar asesoramiento externo para presentar proyectos y conseguir que lleguen estos recursos para mejorar infraestructuras o estimular la actividad económica.

Los tiempos están cambiando en La Cepeda