lunes. 03.10.2022

La ruta por excelencia, la más conocida. Provincias de Burgos, León y Palencia.

El Camino de Santiago o la Ruta Jacobea, como también se conoce, fue declarada Primer Itinerario Europeo de Interés Cultural por el Consejo de Europa en 1987. Además, la ruta está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El denominado Camino Francés es la ruta santiaguista por excelencia, el itinerario más conocido, transitado y mejor acondicionado de todos. Arranca en Roncesvalles (Navarra) y llega hasta la ciudad española de Santiago de Compostela (Galicia), recorriendo 750 kilómetros. De ellos, más de la mitad discurren por territorio castellano y leonés, 450 kilómetros.

Aunque este itinerario es el de mayor fama internacional, la ruta jacobea se vertebra en el Camino de Levante, el Camino del Cantábrico, el Camino Asturiano, la Vía de la Plata y el Camino Portugués.

Los peregrinos comenzaron a transitar por el norte de España, no sin grandes dificultades, para llegar al fin del mundo medieval que eran por entonces las tierras de Galicia. El itinerario clásico del siglo XII, que se convertirá en el trazado por excelencia bajo la denominación de ‘Camino Francés’, se describe en la primera guía existente al uso, el Códice Calixtino.

A la hora de realizar el Camino de Santiago conviene llevar ciertos elementos imprescindibles, tanto si se hace a pie como si se realiza en bicicleta.

En la mochila no debe faltar la ropa apropiada -ligera, cómoda, resistente y con buena transpiración-. El calzado es, sin duda, el mejor aliado para el caminante, por lo que debe pesar poco y ser el apropiado; mejor si ya se ha utilizado para evitar las rozaduras y ampollas que suele provocar el recién estrenado.

Un gorro, boina, sombrero o visera será necesario para protegerse del sol y evitar insolaciones, sobre todo durante los meses de verano y cuando se camine en las horas centrales del día.

Se recomienda llevar chubasquero o impermeable, otros elementos prioritarios que no deben olvidarse en casa, al igual que el botiquín, que deberá contener lo fundamental para curar las heridas (gasas y vendas, agua oxigenada, tiritas, pomada para los calambres...)

Entre los consejos preventivos destacamos los siguientes:

Haz el Camino a tu ritmo, no al de otros.

Evita la exposición al sol. Usa ropa adecuada, gafas de sol, sombrero y protector solar.

Ingiere agua frecuentemente. Asegúrate de su potabilidad.

No ingieras alimentos que no estén debidamente conservados.

Lávate las manos frecuentemente y siempre antes de las comidas.

Evita caminar con poca luminosidad y siempre observa las normas de circulación.

Si realizas el Camino en bicicleta, usa casco y chaleco de alta visibilidad.

Lleva contigo un repelente de insectos.

No te bañes en ríos no aptos para el baño.

No camines fuera de las sendas.

|TurismoCyL

El Camino de Santiago Francés.
Comentarios