El Conceyu emite un manifiesto por la lucha colectiva en igualdad.

0

Cada año, el día 8 de marzo conmemoramos la unión de las mujeres en defensa de sus derechos legítimos y su lucha contra la desigualdad estructural por razón de sexo. Desde Conceyu nos parece importante recordar los sucesos por los que ha sido elegido este día para rendir dicho homenaje, y como jornada de reivindicación: 

El 8 de marzo de 1908 cerca de 130 trabajadoras de la fábrica Cotton de Nueva York, se declaraban en huelga y ocupaban su lugar de trabajo reivindicando una jornada laboral de 10 horas, un salario igual al de los hombres y una mejora de las condiciones higiénicas.

El dueño de la empresa ordena cerrar las puertas y provocar un incendio, con intención de que las trabajadoras desistan. Sin embargo, las llamas se extienden y las mujeres mueren abrasadas en el interior de la fábrica.

Resaltamos ese carácter colectivo, material y sostenido de la misma, para hacer hincapié en que solamente mediante luchas colectivas y materiales se conquistan y se mantienen los derechos; Especialmente en un momento en el que parece imperar el neoliberalismo económico globalista, el idealismo y el individualismo extremo.

Independientemente de la edad y condición social de las mujeres la discriminación por razón de sexo sigue presente, y la igualdad real está lejos aún de ser conseguida.

Si bien las mujeres se han incorporado al mercado laboral y a la vida pública, el trabajo doméstico y de cuidados, tanto de menores como de personas dependientes sigue siendo realizado por las mujeres de forma mayoritaria, e invisibilizado por el sistema, que se nutre del mismo.

El impacto de la pandemia ha sido especialmente negativo para las mujeres, suponiendo la destrucción de empleo femenino 2/3 de la pérdida total de empleo en España, por su mayor presencia en el sector servicios, de cuidados y su mayor precariedad laboral, siendo los sectores altamente feminizados como el comercio, el turismo y la hostelería, sectores especialmente afectados por la pandemia.

Las mujeres realizan la mayor parte del trabajo doméstico, concretamente el 70% de las tareas de cuidados. A las habituales dificultades de conciliación y falta de corresponsabilidad, se ha sumado el cierre de los centros educativos, el teletrabajo y el confinamiento de la población en sus domicilios.

El 64% de reducciones de jornada por cuidados durante la pandemia han sido solicitados por mujeres para el cuidado de mayores dependiente y menores, dada la incompatibilidad de las jornadas laborales con los confinamientos escolares.

Asimismo, el teletrabajo está suponiendo para las mujeres una sobrecarga de trabajo.

Desde Conceyu queremos señalar también la situación de las mujeres en el mundo rural, destacando el enorme trabajo que llevan a cabo, muchas veces silenciado, y la necesidad de equidad e igualdad real para el desarrollo del campo y de nuestros pueblos, con la plena incorporación de las mujeres en los órganos de decisión de las diferentes estructuras agrarias.

La violencia contra las mujeres se ha saldado en 2020 con 45 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, de las cuales únicamente 7 habían denunciado. Asimismo, en 2020 se incrementaron en un 16,7% las llamadas al 016.Hay que recordar, además, que en estas cifras no se contabilizan las mujeres cuya salud queda gravemente dañada por dicha violencia, y todas las discapacidades físicas y psicológicas que la misma produce. Hay que recordar que en este computo no entran el resto de los feminicidios.

Desde que desde 2003 se contabilizan los asesinatos por violencia de género, se han producido 1081 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas en España.

Denunciamos que la violencia contra las mujeres es sistémica y se ejerce de múltiples formas, mediante violencia simbólica, sexualización extrema, pornografía, explotación sexual y explotación reproductiva, y que está tan normalizada que muchas veces resulta difícil de identificar. En este sentido demandamos el fin de la mercantilización del cuerpo de las mujeres y su explotación sexual y reproductiva.

En cuanto a la atención sanitaria, nos parece necesario, que se acabe con el sesgo androcéntrico en el cuidado y atención de la salud de las mujeres

El propio cambio al modelo sanitario de aseguramiento ha perjudicado a las mujeres porque son muchas más las que no han cotizado nunca. También el copago farmacéutico de los pensionistas afecta particularmente a las mujeres, al vivir más años y padecer más patologías crónicas.

En este sentido, y aunque son cada vez más los profesionales concienciados,  nos parece esencial reivindicar que se tengan mucho más en cuenta en el modelo sanitario y en la atención médica, las necesidades específicas de las mujeres, y el diferente impacto de las enfermedades y de su tratamiento, así como la necesidad de dotar de más fondos para la investigación de aquellas patologías que afectan mayoritariamente o exclusivamente a las mujeres, como la fibromialgia, y las relativas a la salud sexual y reproductiva, como la endometriosis, que causa graves padecimientos a las más de 2 millones  de mujeres que la padecen en España.

Asimismo, creemos que es indispensable erradicar el sexismo, los roles estereotipados que recaen en mujeres y en hombres, en niños y en niñas, desde sus primeros años de vida; y que consagran la desigualdad por razón de sexo, coartando el libre desarrollo de la personalidad y la consecución de la igualdad real.

Entendemos que es indispensable defender los derechos duramente conseguidos por las mujeres, como el derecho a espacios segregados por razón de sexo, que garanticen su seguridad y privacidad, así como el mantenimiento del deporte femenino que garantice una competición justa y la no discriminación de las mujeres por razón de sexo.

Por todo ello, nos parece esencial impulsar la coeducación en las aulas, así como recuperar para toda la sociedad, la historia y los logros de las mujeres, aún invisibilizados en la historia oficial, incorporando referentes en los que puedan mirarse las niñas para crecer con confianza en sus capacidades, en igualdad con los niños, y tanto unas como otros, en el respeto y el reconocimiento mutuo.

Finalmente queremos reivindicar el 8 de marzo como una jornada de lucha y de resistencia, con las palabras de la filósofa feminista española Amelia Valcárcel: “El día de la mujer, el día de las mujeres, el día de la mujer trabajadora no es el día de ningún orgullo; es el día de repasar la agenda y de saber cuánto nos queda por lograr”.

CONCEYU PAÍS LLIONÉS. ÁREA DE IGUALDAD

  DÍA DE LA MUJER 8 DE MARZO 2021

                       

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de datos

Responsable: DON ENRIQUE GÓMEZ ARIENZA
Finalidad: Recepción y moderación de los comentarios, e identificación de los usuarios para interacción con ellos.

Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control, como se explica en la información adicional.
Información Adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra “Política de Privacidad”.

14 − 3 =