El Laurel ¡menudo descubrimiento!

0

Tengo en mi jardín un pequeño laurel de apenas tres años que me trajeron como regalo de O Barco de Valdeorras. Está precioso y se lo recomiendo a…

 

El Laurel ¡menudo descubrimiento!

Tengo en mi jardín un pequeño laurel de apenas tres años que me trajeron como regalo de O Barco de Valdeorras. Está precioso y se lo recomiendo a cualquiera que posea un pedazo de tierra o una hermosa maceta. Hoy he decidido hacer un pequeño homenaje al Laurel,  un poco por mi poca pericia a la hora de hacer la colada y un mucho por  la sabiduría popular de una vecina, Leonor, pues ella fue la trasmisora de este truco que salvó mi colada: “Si una prenda se ha teñido, la introduces en agua caliente en la que previamente has hervido laurel y la zona teñida quedará impecable”.

Estoy tan agradecida a Leonor y al Laurus nobilis, que he indagado un poco más sobre este arbusto “siempreverde”, sinónimo de triunfo y gloria,  al que  se le han atribuido  propiedades mágicas desde la Prehistoria.

Dice el refranero popular: “Si cuando empieza a tronar, quemas un ramo de laurel, nada has de temer”.( para que este refrán funcione, matizan las beatas, tiene que ser el ramo que has llevado a bendecir en el Domingo de Ramos). También me contaron que quien no tenía más remedio que salir con esas tormentas tan terribles,  mascaba una de sus hojas para sentirse protegido.
Es que ahora, ya no hay tormentas como las de antes, al abuelo de mi marido le mató la nube un borrico que tenía en la cuadra porque estaba tocando con la oreja en el interruptor de la luz, pobre borrico, estoy segura que habría preferido tener orejas de ratón. Parece el argumento de una película de nuestro querido Berlanga, pero en estos lugares todos aseguran que ocurrió como lo cuento. Nadie se molestó tampoco en avisar al veterinario,  había que ir caminando hasta Astorga, enterraron el borrico y nadie se cuestionó el fenómeno, el burro era blanco y quedó negro como el carbón. RECREACIÓN DE LOS HECHOS ¡Así sucedió!, El rayo cae sobre la antigua llave de la luz, cuyo cable estaba en contacto con la oreja del pollino y el resultado………. la muerte fulminante del borrico. Pero nada de esto habría pasado si, como el de la foto, hubiera estado comiendo una ramita de laurel. Con todo mi cariño para Nemesio (dueño del burro).

Otros usos menos tormentosos. Una rama de laurel colgada de un cordón rojo protege al ama de casa y la familia de las envidias. Acaba con la infertilidad si la cuelgas de la cama. Si maceras  las bayas de laurel  durante siete días en aceite de oliva, conseguirás un linimento muy eficaz contra las hemorroides. Y para terminar, cuando una mujer  sueña con laurel  es señal de matrimonio y/o maternidad.

Esta ha sido mi humilde aportación popular a este arbusto que  distinguía, coronando con sus hojas,   a personajes relevantes como los  emperadores, ganadores de las competiciones deportivas y  poetas.
Espero que te guste.

Sonia Melcón (Ecoadicta)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de datos

Responsable: DON ENRIQUE GÓMEZ ARIENZA
Finalidad: Recepción y moderación de los comentarios, e identificación de los usuarios para interacción con ellos.

Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos: Acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control, como se explica en la información adicional.
Información Adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra “Política de Privacidad”.

5 × dos =