sábado 16/10/21

Propuesta presentada a los grupos políticos del ayuntamiento de León para el cumplimiento de la Carta Social.

Desde la Asociación Renta Ciudadana (ARENCI) y la Marea Básica hemos presentado una propuesta de moción a representantes de los diversos grupos políticos del Ayuntamiento de la ciudad de León para acabar con la pobreza, lo que será más barato que mantenerla, aun incrementando el gasto social.

Consideramos que es un debate esencial que hay que abordar, tanto para hacer valer la Carta Social Europea ante el incumplimiento del Estado, como para ejercer la Constitución Española en su plenitud.

Vemos necesario salir del anclaje de imaginarios pasados como ser cuna del parlamentarismo y abordar el presente de despoblación, pobreza y precariedad, sobre todo en el sector que tanto se pretende fomentar como es la hostería con gastos y propaganda sobre la capitalidad gastronómica, "manjar de reyes" y demás sin hacerlo dentro de unas condiciones sociales de equidad y que el desarrollo sea para toda la ciudadanía.

CARTA SOCIAL

Ramiro Pinto Cañón como portavoz de ARENCI (Asociación Renta Ciudadana) cuyo NIF consta

como G-24391567, integrada en la Marea Básica, propone a los grupos políticos con representación

en el ayuntamiento de la ciudad de León una moción para que sea debatida y, en su caso, aprobada

en el Pleno Municipal, relativa a la eliminación de la pobreza en el ámbito del municipio que le

compete.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La Carta Social Europea (CSE) establece el “derecho a protección frente a la pobreza y la exclusión

social”. Teniendo en cuenta que España es un Estado adherido a la CSE (1961) y de su Protocolo

(1988), hace caso omiso a la revisión realizada el año 1996. El 28 de enero de 2014 la Carta Social

Europea es suscrita por España nuevamente, lo cual exige un nivel de protección a las personas que

implica, entre otras cuestiones, y conforme al art. 13.1 de dicha Carta, que tengan acceso a un nivel

de rentas mínimas que no se sitúe en ningún caso por debajo del umbral de la pobreza.

A su vez consideramos que se ha de cumplir la Constitución Española que establece, que los

poderes públicos promoverán el progreso económico y social para una distribución equitativa (Art.

40), lo que junto al art. 41, según el cual se ha de garantizar la asistencia y las prestaciones

suficientes, especialmente en caso de desempleo. La CSE define tal “suficiencia” con el umbral de

la pobreza que en el estado español es de 674 euros mensuales por persona, según la Oficina

Europea de Estadística (Eurostat), cuando muchos ciudadanos de la ciudad de León cobran menos

de la mitad en las pensiones no contributivas y 435 euros al mes por familia, con 100 euros más por

hijo, hasta un máximo de dos. León tiene una pobreza anclada del 26,4%; es decir con ingresos por

debajo del umbral de la pobreza.

La pobreza se ha cronificado. La mayor parte de quienes recurren a organizaciones que gestionan la

caridad lo hacen cada vez durante más tiempo y ha aumentado el número de personas que acuden a

los comedores sociales, el banco de alimentos y demás. Por lo que este planteamiento paliativo

falla. Es preciso entender que no es que haya pobres por la crisis, sino que hay crisis porque existen

pobres, cada vez más.

Por otra parte es un error querer fraccionar la pobreza en pobreza energética, gastronómica,

informática, usuaria, de transporte y demás, pues la pobreza es una: ser pobre, y padecer de esta

manera carencias que impide se cubran los gastos mínimos para vivir como toda persona merece

por derecho. De otra manera se plantean soluciones fraccionadas que nada resuelven como se

constata a lo largo de varios años.

¿Qué es del Plan Municipal para la Inclusión Social que se aprobó en marzo de 2017 en el

ayuntamiento de esta ciudad? ¿Y del Observatorio de la Pobreza o de inclusión social en León? La

pobreza ha aumentado. No sirven medidas propagandísticas ni cantos a la demagogia por parte de

todos los partidos políticos sin excepción, sino medidas concretas, que además dispongan de una

medida jurídica que las haga efectivas y aplique, tanto por ser necesarias como para hacer real el

marco legal de un estado de derecho en el que la ley sea una garantía y no una intencionalidad o un

buen propósito que se esquiva, siendo además de necesaria abolir la pobreza posible.

Las ayudas de emergencia son un parche que nada resuelven, pues una vez se dan para cubrir unos

meses de pagos de hipotecas o alquiler (70%), ¿después qué? Además se destina a pagar a los

propietarios y bancos sin resolver el problema de las personas y familias necesitadas. O el pago de

los recibos de la luz, una vez se han cubierto, al ser una ayuda limitada, no pueden pagar después al

carecer del mínimo de dinero para ello. Cuando si se da de manera preventiva, para evitar la

pobreza extrema sí se podrían cubrir esos gastos para sobrevivir y se evitará toda una trama

burocrática costosa e ineficaz. Las demandas de ayudas de urgencia han aumentado, a su vez se ha

incrementado el presupuesto destinado a las ayudas de urgencia social, hasta un 100% en los

últimos años. Pero no sirve sino para que aumente la pobreza, con lo que este modelo es ineficaz.

Además deriva a otra problemática como es la despoblación que cada vez es más masiva, así como

el cierre de negocios de autónomos, la marginalidad, y la precariedad.

Si se unifican en un criterio único los gastos como los de emergencia, subvenciones a la caridad y

bancos de alimentos que no resuelven el problema sino que lo han aumentado, lo que se hace

alimentando la pobreza mediante la caridad frente a la equidad como criterio político y medidas de

redistribución de la riqueza. Se trata de una cantidad mínima, al servir para cubrir la cantidad

establecida para no ser pobre. Por ejemplo si una persona cobra 435 euros al mes, el ayuntamiento

deberá aportar 239 euros mesualmente (674 - 435) Será de esta manera menos costosa y más

eficiente la política contra la pobreza, algo que consideramos una tarea prioritaria de una institución

que se honre.

Ante lo cual se propone la siguiente MOCIÓN:

1. Una votación en el pleno sobre qué concejales están a favor de que siga habiendo pobres.

2. Establecer la figura de “Municipio sin pobreza”.

3. Se realice por el servicio municipal de Hacienda un estudio técnico que permita comparar los

gastos en ayudas a organismos de caridad, ayudas de urgencia, recursos contra la pobreza,

incentivar la creación de empleo (cuando se incrementa el paro con ellos) con las aportaciones

directas para cumplir con el umbral de la pobreza en los vecinos de León, que adquirirán de esta

manera el derecho a no ser pobres y de ciudadanía europea.

4. Se complete a los vecinos del ayuntamiento de la ciudad de León la cantidad que falte en sus

prestaciones o pensiones hasta llegar a dicho umbral de la pobreza como cumplimiento de la Carta

Social Europea y de la CE.

De manera complementaria se solicita también dar traslado de los acuerdos al Gobierno de la

Nación, a todos los Grupos Parlamentarios del Congreso de Diputados y del Senado, a los grupos

parlamentarios de Las Cortes de Castilla y León y a los/as responsables de la Unión Europea, tanto

del Parlamento como del Consejo de la UE.

Agradeciendo sea cumplida esta solicitud.

Propuesta presentada a los grupos políticos del ayuntamiento de León para el...
Comentarios