martes 25/1/22

Al ir a otro país, ya sea de visita o para vivir y trabajar, hay que informarse de las diferencias culturales o prácticas. Eso lo vamos a tratar hoy ¡Empezamos!

No se habla de forma directa.

No te confundas. Cuando un británico dice “No estoy del todo seguro que sea buena idea”, no es que tenga dudas, ni está pensándolo – su respuesta es no. Para un español esto es algo evasivo. Probablemente la traducción más lógica sería: “¡Qué no – ¡pesado!”. Eso no deja a nadie en duda. Pero para el británico no está bien visto imponer sus ideas. Cuanto menos directo, más educado. Por esa razón, si vas al bar no es buena idea decir “Dame una cerveza”. Tu propia madre te daría un cachete por tal insolencia. Cuando realmente necesitas algo desesperadamente – medicina en una farmacia o el teléfono de la policía cuando te han robado – la manera más eficaz sería: “Me estaba preguntando si no le sería mucha molestia prestarme _______ , si no lo necesita usted, claro…”

No se pide cerveza en un bar.

¿Te extraña? Pues, prueba lo siguiente. Ve a una carnicería y pide carne, en la frutería pide una bolsa de fruta, y luego pasa por la librería y pide un libro. Las miradas que te echan serán más o menos lo mismo. ¿Qué vas a pedir en un bar? Veamos cómo se hace:

Primero, hay gente que pide vino, gin-tonic y otras bebidas “no cervezas”. Yo no me mezclo con esa gente. Tú tampoco deberías. Por lo tanto, el dilema no es ‘¿cerveza o no cerveza?’ Sino ‘Lager or Ale ?’. Tengo mis preferencias al respeto, pero me voy a mantener neutral al explicar la diferencia para no influenciar a nadie:

La Lager se sirve casi congelada para que no notes el sabor que tiene; lo cual es lógico, porque es asquerosa. Para los amantes de la buena cerveza es algo parecido al ketchup para un chef Michelin. Por eso se bebe tanto en los Estados Unidos. Por otro lado, beber Ale (especialmente ‘bitter’ = ‘tostada’) es experimentar un momento de reflexión mientras uno se contempla los tonos y capas de sabor. Es artesanal, hecha por ‘breweries’ locales (el más antiguo siendo Shepherd Neame de mi pueblo Faversham) y una buena manera de apreciar los sabores regionales.

Entonces se pide de esta manera: ¿Me das una pinta de… (agua del váter semi-congelado/buena tostada local/Guinness)?’

‘Can I have a pint of… (lager/local ale/Guinness)?’

Si no te apetece tanto, pide ‘half-pint’. Siendo extranjero, se te perdonará…

No se pronuncia según suena.

Si quieres empezar una conversación que no vaya a ninguna parte, pregúntale a un británico ¿por qué la famosa plaza se pronuncia ‘Lesta’ cuando se escribe ‘Leicester’? Con mucha paciencia te explicarán que Leicester se pronuncia ‘Lesta’ por la ciudad de Leicester, que se pronuncia ‘Lesta’, entonces no se iba a pronunciar de otra manera. Cualquier intento tuyo de llegar a la raíz del problema te verá embarcando en un viaje de incomprensión total.

El español hablante tiene como credo – aprendido desde niño – que la palabra escrita debe reflejar lo que se dice. El inglés hablante supone que tiene que haber alguna conexión (a veces), vamos a mirar algunos ejemplos:

Edinburgh = /E-din-bra/

Greenwich = /Gre-nich/

Loughborough = /Luf-ba-ra/

Worcestershire = /Wus-ta-sha/

No se mira hacia la izquierda.

Lo que voy a decir ya se sabe – pero eso no quiere decir que no vas a cometer el error (como el inglés mismo). Te voy a contar lo que te va a pasar, para que sepas lo que te espera:

- ¿Quieres cruzar la calle? Miras a la izquierda, no hay tráfico, y cruzas.

- Te dan un pitido fuerte detrás de ti y un frenazo brusco. Con el susto, das un salto mirando hacia el coche...y claro ¡ahora estás en el otro carril! Mientras miras el coche de tu derecha te viene otro por la izquierda – ¡otro pitido!, vas corriendo los últimos pasos hacia la acera, bolsas de Harrods en la mano…

- ¡Zas! ¡El carril bici! No estabas atento… Game Over!

No se lavan los dientes.

A mí me encanta decir esto a los niños:

-¿Pero no se lavan los dientes?

-No, en Inglaterra nadie se lava los dientes.

-¡Pues qué cochinos!

-¿Y vosotros os laváis los dientes?”

-¡Claro – cada día!

-¿Y a qué sabe el jabón?

-¿Cómo?”

-Digo, que nosotros usamos cepillo y crema de dientes – cepillamos los dientes- no usamos jabón ¿A qué sabe?

-¡Pero nosotros tampoco usamos jabón! ¡Usamos cepillo y crema también!

-Entonces ¿Por qué decís que os laváis los dientes?

No se debe elegir la palabra que mejor suena.

Una española me contó lo que le pasó al ir a una agencia de trabajo nada más llegar en Londres en la época de pleno empleo, le dijeron que la podían mandar en ese mismo momento a un hotel para empezar a trabajar de camarera de pisos.

Claro, incluso cuando buscas trabajo eso puede pillar desprevenido a cualquiera. El hombre le dijo que allí le darían el uniforme. “Es que no llevo pantis” le dijo la chica.

¡Error de los grandes! No pretendo dar lecciones de moral a nadie, y menos aquí, pero la frase “I´m not wearing panties” la puedes tachar de tu lista de vocabulario. Si quieres decir ‘pantyhose’ (que no es lo mismo) la palabra más usada es ‘tights’. ‘Panties’ son ‘braguitas’. La chica consiguió el trabajo y el hombre se estuvo riendo el resto del día!

Una anécdota más y termino… Otra de mis estudiantes fue al Reino Unido de Erasmus, compartiendo residencia con universitarios. Sacó su ropa de la lavadora y viendo que llovía, preguntó a sus compañeras inglesas donde había una ‘secs machine’. ¡Me encanta!

Ahora, os dejo los ejercicios de los siguientes 6 meses del calendario. Recuerda, cualquier duda me lo preguntas en profesornativogratis.com/ask/

jane's year

| Jonathan Olliffe

The English Garden

www.profesornativogratis.com

Cosas que no debes hacer en Reino Unido
Comentarios