jueves. 25.04.2024

La Guardia Civil, en el marco de la Operación “KIRAE”, ha desmantelado una organización criminal dedicada a estafas mediante la utilización de tarjetas de repostaje de combustible obtenidas de manera fraudulenta. Combustible que, posteriormente, era vendido a terceras personas en el mercado negro.

Hasta el momento, se ha detenido a ocho de sus componentes (cuatro de ellas, vecinas de los municipios pacenses de Don Benito, Santa Amalia, Acedera y Zalamea de la Serena, y las otras cuatro, vecinas de León), como presuntos autores de los delitos de estafas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

La operación se inició en octubre, cuando el Equipo de Policía Judicial y el Equipo ROCA de la Guardia Civil de Villanueva de la Serena tuvieron conocimiento del "transporte irregular en un furgón que transportaba 3.000 litros de gasoil".  De las primeras indagaciones, ya pudieron averiguar que se trataba de un grupo "perfectamente estructurado". Los dos cabecillas al frente del entramado, distribuían los cometidos específicos a desarrollar por cada uno de sus integrantes.

Para ello, se valían de la complicidad del empleado de la sucursal del establecimiento del alquiler de vehículos con sede en León. Trabajador que facilitaba tarjetas de repostajes a los integrantes del siguiente escalón delictivo, con las que pudieron adquirir 6.000 litros de gasoil diario en estaciones de servicio de León, Asturias, Madrid, Toledo, Badajoz, Córdoba, Orense, Lugo, Cáceres, Salamanca, Zamora, Ávila, Teruel y Guadalajara.

Un combustible que, posteriormente, vendían clandestinamente bajo precio a terceras personas. La explotación de la operación ha culminado tras el registro de tres inmuebles ubicados en León, previa autorización de la Autoridad Judicial competente, con la colaboración de la Guardia Civil de la Comandancia de León, así como del Servicio Cinológico con perros adiestrados en la búsqueda de papel moneda, consiguiendo detener a ocho de los componentes (cuatro, en el municipio leonés; y los otros cuatro, en Villanueva de la Serena).

Ante los citados hechos y pruebas incriminatorias de la acción delictiva, se les ha instruido diligencias ante el Juzgado de Instrucción de Don Benito por su supuesta implicación en los delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Aunque en la actuación policial tan solo se han podido recuperar 3.000 euros de los casi 1.680.000 euros estafados, se han logrado bloquear diferentes cuentas bancarias del grupo criminal. Sus cabecillas, a día de hoy, se encuentran en un país sudamericano, "intentando así evadir de la acción de la justicia, en espera de que se dicten Órdenes Internacionales de Detención por parte del Juzgado de Instrucción que entiende del caso".

Desmantelada una organización criminal que estafaba mediante tarjetas de repostaje