miércoles 20/10/21

Jornadas Literarias en el Castillo de Laguna de Negrillos

Durante los tres próximos sábados de septiembre en el Castillo de Laguna de Negrillos, si el tiempo lo permite y sino lo permite  se hará en la casa de la cultura, dentro del programa "Sembrando Cultura" presentarán las obras de cuatro escritores de Laguna de Negrillos, acompañados por el grupo de música tradicional de la propia localidad.

Jornadas literarias en el castillo
Jornadas literarias en el castillo

“Jornadas literarias en el castillo” (En caso de inclemencia meteorológicas se trasladará a la casa de la cultura)

11 de septiembre, 19 horas. Castillo

“Cuentos y Castañuelas, tradición musical en Laguna de Negrillos”.

Autores:  Saturnino Chamorro Matilla; Enrique Rodríguez Chamorro; Laura Rodríguez Chamorro.

Ilustraciones: Bernardo Rodríguez Peláez

Editorial: Printermania

Asociación Cultural Dulce de Negrillos.

Siempre desde el respeto a la tradición, en un tiempo en que lo rural va quedando cada vez más apartado y los pueblos merman, se hace ineludible la necesidad de que las tradiciones, costumbres y los detalles que los definen y diferencian de otros lugares, que pueden estar a pocos kilómetros, quedan registrados de algún modo.

Así hemos pretendido reunir en un mismo lugar las grabaciones de la música que ha acompañado las diferentes fiestas del pueblo y su transcripción en particular.

18 de septiembre, 19:00 horas, Castillo

Antología poética; “Poesías de un campesino, en honor a nuestros antepasados”.

Autor: Victorino Murciego Merino.

Editorial: Letrame, grupo editorial.

Victorino Murciego Merino nació el 13 de diciembre de 1920 en Laguna de Negrillos (León). Hijo de familia campesina muy humilde, pero muy rica en valores que forjaron a la persona íntegra que ha sido toda su vida y marcaron la trayectoria de su vida.

De sus padres aprendió que asistir a la escuela era un privilegio que tenía que aprovechar. En la escuela descubrió su amor por los libros. Su brillante cerebro se manifestó desde muy temprana edad y a los once años recibió el primer premio de una clase de noventa niños.

Las circunstancias familiares (pobreza extrema y sociales (Guerra Civil) le impidieron estudiar. Por ello, al finalizar la escuela comenzó a trabajar en la agricultura, consiguiendo con su inteligencia, coraje e inconmensurable trabajo que sus hijos hicieran realidad su sueño: “tenía que estudiar”.

Una vida dura, marcada por el trabajo, por el amor a la familia y, finalmente, por el amor a los libros, a la literatura y a la escritura, que le sirve de vehículo para contarnos sus vivencias y los conocimientos acumulados. Así surgieron sus poesías impregnadas de una gran humanidad.

Sobre el libro, Victorino escribe el libro de su vida y no pretendo impresionarte ni que admires la sonoridad de los versos o sus rimas. Su pretensión es mucho más sencilla, y mucho más importante, porque lo que quiere contarte no es lo bueno y lo malo, lo triste y lo alegre de su vida, sino sencillamente La vida. No busques en estos versos a Espronceda o Neruda, no busques a Lorca o Alberti, porque lo que vas a encontrar en estas páginas es mucho más, es el sonido del viento en el Páramo Leonés, la dureza de sus primeros años de vida, la empatía hacia sus antepasados, el amor y el agradecimiento a las mujeres de su época y en especial a su esposa y a su madre, el amor por la naturaleza y los animales y la magia de lo sencillo.

Lee con calma estos versos y disfrútalos con el corazón abierto, apreciando la sabiduría de un hombre con cien años de vida que nos conmueve con la belleza de las cosas cotidianas, nos reconcilia con el mundo  y nos llena de humanidad. Un hombre al que aún le brillan los ojos con la ilusión de ver publicado este magnífico libro repleto de Poesías de un Campesino.

36,500 días de la vida de un hombre cariñoso, generoso y altruista, condensados en las páginas de este libro que es “pura vida”.

25 de septiembre. 18:00 horas, Castillo

“Cristo del Amor y el Perdón, el cómo y el Porqué”.

Enrique Morán.

Laguna de Negrillos, 1954. De profesión ebanista, su vocación por trabajar la madera le viene de cuna, ya que heredó el oficio de su padre. Sus primeros años transcurren entre gubias y virutas, sintiéndose atraído desde muy joven por el arte de la talla.

Es un ebanista muy arraigado a la tierra. Su trabajo se encuentra diseminado a lo largo y ancho de la región, encontrándonos tallas y trabajos suyos de toda índole en instituciones públicas como el ayuntamiento de Astorga, el teatro Bergidum de Ponferrada, así como numerosos conventos e iglesias de la diócesis de Astorga, incluida la Catedral y el Palacio Espiscopal de Gaudí.

Además su huella está presente en la Semana Santa de la Provincia, habiendo realizado numerosos tronos procesionales y reformas de pasos de Astorga, Ponferrada y León.

No obstante, la obra más destacada realizada por Enrique Morán ha sido el Cristo del Amor y el Perdón que preside la iglesia de San Pedro de Rectivía en Astorga y que cada Martes Santo es procesionado por la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén.

Sobre el libro: Estimado lector, muy pocas veces podrá disponer de una oportunidad como la que este libro se le brinda para descubrir de principio a fin el proceso completo de creación de una obra de arte, manifestada a través de la forma de una imagen religiosa, El Cristo del Amor y el Perdón, contada por su principal y casi único protagonista, su autor intelectual y material Enrique Morán. Hoja tras hoja vamos adentrándonos en el camino seguido por el autor de la obra, desde el momento primigenio en que a modo de ensoñación albergaba la posibilidad de realizar una obra que refleja toda una trayectoria profesional hasta el momento final en que se bendice y presenta, ya concluida, la figura del Cristo del Amor y Perdón, pasando por un sinfín de vicisitudes entre medias; descubrimos que de ese proceso emana trabajo, esfuerzo, sacrificio, más trabajo más esfuerzo y más sacrificio, todo ello anclado en un incondicional respaldo familiar, pero también atisbamos muchas aspectos que son propios de las distintas facetas que componen la condición humana, podemos advertir apoyos incondicionales, adhesiones inquebrantables, ayudas desinteresadas, colaboraciones espontáneas, trabajos a deshora, pero también disidencias, incompresibles, críticas infundadas o dudas interesadas.

Cipriano Zotes, nació el 1 de diciembre de 1961 en Laguna de Negrillos (León). Allí empezó los estudios, que culminaron en Salmanca. Ha sido fotógrafo, articulista del Diario de León, agricultor y administrativo en el sindicato agrario Ugal-Upa de León. A lo largo de toda su vida ha cultivado de manera caótica y casi febril la pasión por la lectura, que finalmente lo ha llevado a escribir. Ha publicado dos poemarios “En este profuso torrente (Ponferrada, Hontanar, 2000); “Restos, Fermentos” (Madrid, Incipit, 2006) y “El signo de la rata” (León, 2015); y la Novela Lagarto (León, 2014). Actualmente sufre una grave enfermedad mental y una molesta epilepsia, por lo que escribe por prescripción facultativa. Su última obra narrativa  “El idioma del olvido” (Europa Ediciones, Madrid, 20219), En julio de 1936, Páramo es una pequeña ciudad tranquila. El espíritu de este lugar se encarna en uno de sus hombres más ilustres, el general Quesada, cuya máxima aspiración es hacer “cualquier cosa menos cambiar”. Aquí, la noticia de golpe de estado llega dentro de un sobre que rápidamente se desliza al fondo de un cajón y se olvida. Sin embargo , de un día a otro, la ciudad se convierte en el escenario de horribles crímenes cometidos por militares sublevados y despiadados y represalias por parte de los republicanos. En poco tiempo, Páramo queda la única isla republicana rodeada por el ejército fascista, abandonada a su suerte…”

Grupo folklórico Cebadera

Nace en 2005, cuando dos aficionados a la dulzaina, sin otras pretensiones, se reúnen para pasar buenos ratos ensayando juntos. Poco a poco la actividad aumenta y la pareja inicial crece, diversos músicos van pasando por la formación y de los dos miembros iniciales se llega a los cinco actuales. Al mismo tiempo se amplía la lista, añadiendo al repertorio clásico de dulzaina canciones de actualidad. El grupo se dedica a la amenizareventos sociales y religiosos, así como al acompañamiento de danzantes. El grupo cuenta con numerosas actuaciones, sobre todo en el sur de León y norte de Zamora.

Jornadas Literarias en el Castillo de Laguna de Negrillos
Comentarios