sábado 23/10/21

Mercados de Navidad Centroeuropeos (II)

Alemania

DUSELDORFDüsseldorf se caracteriza por ser una ciudad moderna, abierta, con muy buen ambiente en cualquier época del año. Asimismo, cuenta con museos, galerías de arte y parques de gran interés, entre ellos un jardín japonés, el mejor de la Unión Europea. No en vano, es la ciudad germana más cosmopolita, con la mayor comunidad de ciudadanos de Japón en Europa. Por este motivo es considerada «la capital nipona a orillas del Rhin» y uno de los centros de negocios más importantes de Alemania.

Sus monumentos se concentran en la llamada Ciudad Vieja, donde hallarás diversos restaurantes, entre ellos, unos cuantos españoles y una buena zona de cervecerías. Su espíritu alegre se respira también en sus terrazas. Aunque también destacan la torre de comunicaciones, a orillas del Rhin y algunos edificios de arquitectura moderna, como los del arquitecto Gehry (el artífice del Guggenheim de Bilbao).

En la Ciudad Vieja se monta, desde finales de noviembre a finales de diciembre, el Mercado Navideño (Weihnachtsmarkt), en cuyas casetas puedes tomarte, aparte de un vinito caliente (Glühwein) para entrar en calor, castañas y patatas asadas, champiñones o salchichas. Otros muchos puestos venden artesanías, juguetes y objetos de decoración… Y aun otros más fabrican los artículos en vivo, como objetos de metal y de cristal (en el mismo puesto los moldean inflándolos). Tampoco falta el característico árbol de Navidad.

Este mercadillo de Navidad se sitúa en el centro de la ciudad. Y se extiende desde la Heinrich-Heine-Platz, que es como un punto de encuentro para quedar con alguien, hasta Marktplatz, la plaza del Ayuntamiento, pasando por Flinger Strasse. En esta calle los puestos se mezclan con las tiendas, donde puedes comprar los regalos navideños.

Después de recorrer el mercado, puedes tomarte una copa en la animada Bolker Strasse, una de las calles más famosas de la ciudad, considerada como la barra de bar más larga del mundo, porque todos sus locales son bares y restaurantes, con sus correspondientes terrazas (incluso en invierno). Esta calle cuenta con las cervecerías más antiguas de la ciudad, donde elaboran y sirven la Alt Bier, la cerveza típica de la ciudad, tostada y fuerte, que te encantará.

También puedes disfrutar de una vuelta en una gran noria y de la iluminación en calles, tiendas y escaparates. Sus calles se llenan de puestos y el espíritu navideño, con su iluminación, lo invade todo. Merece la pena ver las luces brillantes de las tiendas de la lujosa calle comercial Königsallee.

Colonia

Si dispones de tiempo te recomendamos la visita a la ciudad de Colonia (Köln, en alemán), que queda a unos pocos kilómetros de Düsseldorf.

Esta bella ciudad alemana, a orillas del río Rhin, aúna historia, arte y cultura. Es un icono de la vida cultural alemana y la cuarta ciudad más poblada del país. Un sitio magnífico para saborear una navidad de ensueño, unas fantásticas fiestas de fin de año, ya que toda la ciudad se viste de colores y luces navideñas y muestra sus mejores galas.

El símbolo de Colonia es su hermosa e impresionante catedral. También puedes recorrer su casco histórico, el puente, y sobre todo su Mercado Navideño, que es uno de los más bonitos de Alemania.

La animación se concentra en torno a la Ciudad Vieja, en la zona del Ayuntamiento, cerca de los lugares de marcha, donde hallarás cervecerías, pubs, etc.

Desde finales del mes de noviembre, Colonia ofrece una atmósfera muy particular: toda la ciudad se impregna de motivos navideños para festejar a lo grande sus tradicionales fiestas, con sus puestos, donde podrás saborear los más exquisitos strudeles y pasteles, el chocolate en todas sus formas y sabores, las clásicas salchichas y el tradicional vino caliente alemán.

Son típicos sus mercadillos, como el que se levanta justo debajo de su majestuosa catedral (declarada por la UNESCO en 1996 Patrimonio de la Humanidad). Este mercado es el más conocido y concurrido, y se caracteriza además por multitud de pequeñas luces de colores que lo hacen bien visible desde la distancia.

También puedes disfrutar contemplando el enorme pino decorado custodiando la entrada de la catedral, auténtica estampa navideña de esta bellísima ciudad. En este mercado podrás adquirir artesanías así como una gran variedad de comidas.

Sobre las aguas del Rhin, dentro de una gran embarcación de tamaño considerable, se instala el mercadillo navideño flotante, el en que podrás encontrar gran número de puestos, además de un restaurante-café para entrar en calor con alguna bebida bien caliente o delicias alemanas.

En la calle Neumarkt se encuentra otra feria de relevancia y muy lumínica, el Angel´s Market: una buena opción si lo que quieres es ver y comprar un poco de todo. En cambio, si buscas algo más tradicional puedes darte una vuelta por el Rustic Market, ubicado en la zona vieja, un lugar ideal para los amantes de las golosinas y los dulces caseros, y para quienes quieran probar la cerveza Kölsch, original de Colonia.

Esta ciudad también es conocida por su Museo del Chocolate, que hará las delicias del visitante. En las inmediaciones de este museo se encuentra otro de los mercadillos de visita obligada en fin de año: el Mercado Medieval, donde hallarás desde la más exquisita comida casera hasta las más bellas artesanías en lana u ornamentos de metal.

Mercado de Navidad de Coblenza

Koblenz (Coblenza, en castellano) es una pequeña ciudad de la región de Renania-Palatinado, en el oeste de Alemania, próxima a Bonn y Colonia. Entre sus lugares de interés turístico puedes visitar el Deutches Eck (el monumento situado en la conjunción de los ríos Rhin y Mosela) y la fortaleza Ehrenbreitstein, aunque también es muy recomendable dar un paseo por el Altstadt (centro) o la orilla de los ríos.

El romántico paraíso navideño se despliega en el pintoresco casco antiguo. En temporada navideña el Ayuntamiento se transforma en un calendario de Navidad gigantesco. Cada día se abre una nueva puerta, mientras que coros y sociedades filarmónicas le ponen la nota musical a la ciudad antigua. En el patio interior del Ayuntamiento, el concierto al aire libre «Christmas-Vocal», con música navideña de todo el mundo, te encandilará. La festiva iluminación navideña puede contemplarse cómodamente y en todo su esplendor a bordo de un nostálgico carruaje. Un gran atractivo lo constituye el Winterforum en la remodelada Plaza Central.

Podrás disfrutar del mercado de Navidad con la ayuda gratuita de guías o bien dar un paseo en coche de caballos entre el Rin y el Mosela al calor de un vaso de vino caliente con especias (Glühwein). En la iglesia Liebfrauenkirche te espera el mundo de los artesanos, sopladores de vidrio, productores de jabón, escultores de madera y bisuteros. Todos los productos se crean delante de tus ojos.

Un viaje en teleférico, que cruza el Rhin desde Deutsches Eck hasta la fortaleza de Ehrenbreitstein, con la vista panorámica sobre la ciudad iluminada, complementa una visita rica en impresiones.

Edificios colmados de historia son iluminados por miles de lucecitas, mientras el aroma a galletas de jengibre flota en el aire. Los acogedores mercadillos navideños ofrecen una gama caleidoscópica de adornos, especias y cocina de estación, sin mencionar artesanías tradicionales como juguetes de madera o velas. Cada mercado tiene sus propias características.

Francia

ESTRRASBURGOAlsacia, magia, encanto y vino caliente

La región francesa de Alsacia cuenta con una mágica tradición de Mercadillos de Navidad, que hacen soñar al público infantil y a los adultos desde hace siglos. Sobresalen, además del Mulhouse y el de Colmar, el de la bella ciudad de Estrasburgo, el más antiguo de Francia, que se remonta al siglo XVI. Con alrededor de 300 puestos repartidos en once espacios en el corazón de la ciudad, se trata asimismo de uno de los mercados de Navidad más grandes de Europa.

Mercado de Navidad de Estrasburgo. Del 30 noviembre al 31 de diciembre 2013.

Con 500 años de tradición, se instala cada año en pleno centro histórico. En 1570, bajo la influencia del protestantismo local que luchaba contra las tradiciones católicas, el Christkindelsmärik (“mercado del Niño Jesús”) propone un surtido amplio de abetos de los Vosges, de artesanía (muchas velas de todo tipo y fotóforos originales), de juguetes, por supuesto, vino caliente, golosinas, exquisitos platos como el típico foie, hojaldres, pavo relleno o dulces, entre otros.

El famoso Christkindelsmärik se sitúa en la plaza Broglie. Y te brinda la oportunidad de una inmersión en el ambiente navideño (al caer la noche preferentemente), con las iluminaciones, los escaparates decorados o los olores a canela y a especies, flotando por la atmósfera.

Además del Christkindelsmärik, también se celebran otros mercados durante el periodo que precede la Navidad, como el mercado de los sabores de Alsacia, en la plaza des Meuniers, el mostrador de los Reyes Magos en la plaza Benjamin-Zix o también el mercado de los bredle (o bredela, galletas navideñas), en la plaza de Austerlitz.

Mercado Navidad de Mulhouse. Del 23 noviembre al 29 de diciembre 2013.

Uno de los más coloridos de la ciudad de Alto Rhin. Cuenta con 80 cabañas de madera que te ofrecen artesanías, adornos y chucherías. En el centro de la plaza de la Reunión se levanta la Gran Noria (38 metros de altura), desde la que puedes apreciar las iluminaciones de las calles de Mulhouse.

Mercado Navidad de Colmar. Del 22 noviembre al 31 de diciembre 2013.

Típico mercadillo navideño alsaciano. Emplazado en torno al centro histórico de la ciudad: Plaza des Dominicains, Plaza Jeanne d'Arc, Plaza de l’ancienne Douane, Palacio medieval de Koïfhus y en la Petite Venise. Mercado de artesanía y antigüedades.

País del Árbol de Navidad

Si visitas el centro de Alsacia, descubrirás la región donde nació, en el siglo XVI, la tradición del árbol de Navidad, que luego se expandiría por el mundo entero. En la Biblioteca Humanista de Sélestat se conserva la primera mención escrita de venta de árboles de Navidad en 1521.

Manuel Cuenya |

Mercados de Navidad Centroeuropeos (II)
Comentarios