sábado. 02.07.2022

Nadie lo quiere creer

Nadie lo quiere creer

 

El grupo La Zaranda, Teatro Inestable de Andalucía la Baja, como ellos mismos se hacen llamar, obtuvo en 2010 el Premio Nacional de Teatro tras más de treinta años de intensa labor creativa que le ha valido un enorme prestigio internacional. Nadie lo quiere creer, su última producción, llega ahora al Bergidum dentro del ciclo Mu_danza. La acción de esta pieza transcurre en una antigua casa señorial que se va cayendo por todas partes “menos por una: la que da a la memoria”.


Esa casa la habitan tres personajes que, como las paredes, son una ruina de lo que fueron. "Una conspiración de personajes carcomidos, expoliados, que se debaten entre la asfixia y la gangrena", apunta Eusebio Calonge, el dramaturgo de la compañía, que acaba de publicar el libro "Orientaciones en el desierto", donde recoge algunas de sus reflexiones sobre el oficio teatral.

Profundo, punzante y tierno, tan lleno de tragedia como de humor y de ingenio, el teatro de La Zaranda impacta, conecta con la trascendencia, arranca la carcajada y abre la puerta al misterio. “El teatro es anterior a las palabras, su mundo ceremonial es el primer contacto divino con el hombre”, dice Calonge. “Nada envejece más rápido que las novedades, que es lo que más se busca hoy en día, ocurrencias momentáneas y superficiales que ya no ‘epatan’ a nadie. La modernidad es el envoltorio de lo efímero. A nosotros nos sigue interesando la esencia del teatro, justo lo que no es fugaz.”

Según el crítico Marcos Ordóñez, "Nadie lo quiere creer posiblemente sea el espectáculo más “clásico” de La Zaranda, y por clásico entiendo el más narrativo, con una trama que enlaza los ritmos concéntricos y las ceremonias secretas, a caballo entre Genet y Michel de Ghelderode".

La trayectoria escénica de La Zaranda es absolutamente singular dentro de el panorama teatral nacional, bebiendo de fuentes culturales tanto españolas (Valle Inclán o el tenebrismo de Goya), como europeas (T. Kantor). Su teatro, fuertemente ritualizado, ha ido evolucionando en los últimos años hacia la comedia negra grotesca, sin perder sus señas de identidad y su impactante aliento poético. Con motivo del Premio Nacional, el mismo Ordóñez escribió: "La Zaranda no deconstruye, no usa pantallitas de video ni tiene a DJ's en escena. Lo suyo es teatro independiente en el más humilde y enorme sentido de la palabra, autos sacramentales camuflados de entradas de clown".

 

Sábado 19 de mayo a las 21.00 horas


Más información: http://nadieloquierecreer.blogspot.com.es/


 

Nadie lo quiere creer
Comentarios